Huelga de los trabajadores de cabina en Ryanair

Huelga de los trabajadores de cabina en Ryanair Jorge Barreno Madrid

Empresas

Los afectados de Ryanair podrían ser indemnizados con hasta 600 euros

El Ministerio de Fomento ha explicado que la cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía no es una circunstancia extraordinaria.

El Ministerio de Fomento, a través de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), ha informado a los pasajeros españoles que puedan verse afectados por las cancelaciones de la huelga de pilotos de la compañía Ryanair en Bélgica, Suecia, Irlanda, Alemania y Holanda que tienen derecho a asistencia y al reembolso o transporte alternativo hasta su destino final, así como a compensaciones de hasta 600 euros, según el caso.

Además, asegura que los inspectores de AESA velarán por que la aerolínea cumpla con lo establecido en la normativa europea sobre retrasos, cancelaciones y denegaciones de embarque, que protege los derechos de los pasajeros. "Los posibles incumplimientos podrían ser objeto de la apertura de expediente sancionador", afirma.

Así, el Ministerio ha explicado que la cancelación de vuelos por una huelga del personal de la propia compañía no es una circunstancia extraordinaria, por lo que la aerolínea está obligada a pagar compensaciones -de 250 a 600 euros según la distancia- por la cancelación del vuelo si no ha cumplido con unos requisitos relativos al tiempo de aviso de la cancelación -dos semanas- y realizado una propuesta de transporte alternativo con unas determinadas condiciones.

Comienza la huelga de pilotos de Ryanair

Debe ofrecer indemnización

Fomento ha señalado también que, además de las económicas, las aerolíneas están obligadas a ofrecer información, para lo cual deben entregar al cliente un impreso con las condiciones de asistencia y compensación.

El pasaje tiene también el derecho de asistencia, es decir, la aerolínea tiene que darles comida y bebida suficiente, ofrecerles dos llamadas telefónicas o acceso al correo electrónico y, si fuese necesario, una o más noches de alojamiento, así como al transporte entre el aeropuerto y el lugar de alojamiento. Esta asistencia tiene que pagarla la compañía aérea, que no puede pedirle al pasajero que la abone él y luego la reclame.

En caso de cancelación, el pasajero tiene derecho a elegir entre el reembolso del billete o que la compañía le proporcione un transporte alternativo hasta el destino final lo más rápidamente posible.

Transporte alternativo

En caso de elegir el transporte alternativo, la compañía debe buscar la opción más rápida; por ello, no puede ofrecer únicamente plazas en vuelos propios, o uno o varios días después, si existen plazas disponibles en otras compañías en ese mismo día.

El transporte alternativo es hasta el destino final y es responsabilidad de la compañía abonar el mismo, por lo que ésta no puede pedir al pasajero que adelante el coste de dicho transporte.