Colombia ha decidido deshacerse de Electricaribe, la eléctrica que expropió en noviembre de 2016 a Naturgy. La Superintendencia de Servicios Públicos ha abierto un proceso para encontrar inversores que quieran hacerse cargo de la compañía. 

Noticias relacionadas

Durante los próximos dos meses se podrán presentar los potenciales interesados en Electricaribe y en dar servicio a los más de 2,6 millones de clientes con los que cuenta. 

El objetivo de esta primera fase es hacer una precalificación en la que demuestren su experiencia y capacidad financiera, así como entregarles toda la documentación necesaria para que puedan presentar una oferta acorde con las necesidades del servicio. 

Los requisitos impuestos a los posibles interesados son bastante exigentes, ya que debe tener más de 600.000 usuarios y un patrimonio superior a 500 millones de dólares. 

"Esperamos que las ofertas que se reciban en la primera fase sirva para diseñar una estructura de venta que maximice el valor para los actuales stakeholders, es decir usuarios, acreedores y accionistas", ha dicho el presidente de la Financiera de Desarrollo Nacional, Clemente del Valle.

No hay plazos para cerrar el proyecto de venta, pero el gobierno de Colombia trabaja mano a mano con Lazard, el banco de inversión Ágora y los abogados Brigard & Urrutia para lograr una solución que recupere la viabilidad de Electricaribe. 

Hay que esperar ahora la reacción de Naturgy, que se ha reunido en distintas ocasiones con el ejecutivo de Colombia para intentar llegar a un acuerdo que le permita volver a operar con la compañía. 

Además, la empresa ha reclamado ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional que le devuelvan la compañía, o la compensen con 1.000 millones de dólares por la expropiación y las inversiones realizadas desde su compra.