Ramos con la Selección.

Ramos con la Selección. E.E.

Empresas

Telefónica dejará el patrocinio de la Selección y el motociclismo para pagar la factura del fútbol

  • Los 4.000 millones destinados al contenido 'premium' se dejarán notar en los patrocinios.
  • Telefónica se piensa mucho renovar el acuerdo con la Selección Española.

El deporte y Telefónica forman un binomio demasiado fuerte para romperse. La NBA o LaLiga son los buques insignias de la 'teleco' para atraer a los usuarios sedientos de balones y emociones fuertes.

Pero retener esas emociones solo se consigue extendiendo la chequera. Eso es lo que ha tenido que hacer la compañía que preside José María Álvarez-Pallete para quedarse con el fútbol, pero el dinero es finito así que toca reestructurar el plan financiero... y ya ha señalado a sus primeras víctimas: los patrocinios deportivos. Las gallinas que salen por las que entran, como reza el manido chascarrillo que se repite en la planta financiera de la 'teleco' cuando toca cuadrar cuentas.

Telefónica se hacía recientemente con los derechos de emisión de todos los partidos de LaLiga para el mercado residencial en su modalidad de pago para las próximas tres temporadas, de 2019 a 2022, por 2.940 millones de euros.

De este modo, la operadora será quien decida, diseñe y desarrolle los contenidos que tendrán, a partir de la temporada 2019-2020, el sello Movistar. La adjudicación se realizó a un precio idéntico: 980 millones de euros para cada una de las tres temporadas.

La compañía esperaba amortizar parte del coste mediante ventas a sus principales competidores, pero no ha salido del todo bien. A pesar que Orange sí ha obtenido la cesión de todo el fútbol (Champions y también lo hará con LaLiga), Vodafone se ha quedado a medias y no emitirá la máxima competición europea y tampoco emitirá el torneo doméstico en su totalidad. “Nos han dejado tirados”, señalan fuentes de la ‘teleco’ a este medio.

Precisamente la adquisición de la Champions League a Mediapro también resulta clave para entender los nuevos planes de Telefónica. La operación para las próximas tres temporadas (2018-2021) ha tenido un coste de 1.080 millones de euros (360 millones cada una). Es decir, entre LaLiga y la competición europea, Álvarez-Pallete tendrá que sacar de la cuenta corriente de su empresa un montante cercano a los 4.000 millones.

Por tanto, para garantizar a sus abonados el mejor contenido premium, Telefónica meterá mano a los patrocinios deportivos, su gran apuesta para rentabilizar su marca. La primera gran maniobra ha sido la de abandonar a Yamaha. La firma de escudería ya ha hecho oficial que Monster será su principal partner de cara a la siguiente temporada. “Han hecho una apuesta decidida y muy superior a la nuestra”, argumentan fuentes de la empresa a EL ESPAÑOL.

Sin embargo, otras fuentes del sector recalcan que era “normal que sucediese, más aún cuando las negociaciones para renovar el acuerdo televisivo de MotoGP están muy deterioradas”, prosiguen.

Adiós a la Selección

Tras decir adiós a las dos ruedas con motor, el siguiente paso de Telefónica podría ser el de coger las maletas y abandonar la Ciudad del Fútbol de las Rozas. La compañía española y el organismo futbolístico se deberían sentar para renovar un acuerdo que vence en los próximos meses. Pero es algo que no va a suceder, al menos de momento.

Desde la compañía insisten que “todavía quedan meses de patrocinio”, pero según ha podido saber este periódico, la camiseta de entrenamiento de España no volverá a llevar el logo de Movistar. El principal motivo de no renovar el contrato es claro: hay que cuadrar cuentas. A su vez, fuentes del sector también indican que “no es buen momento para patrocinar a la Selección” dada la compleja situación que atraviesa el organismo dirigido por Luis Rubiales.

Pero a este patrocinio se le podrían sumar otros dos de gran trascendencia. Tanto Real Madrid como Fútbol Club Barcelona están patrocinados por Movistar, algo que está en el aire de cara a la temporada que viene. Los dos contratos han caducado y, por ahora, no hay movimiento alguno por parte de la ‘teleco’ para que se abran nuevas negociaciones. “En verano no se esperan grandes movimientos”, aseveran fuentes del sector a este periódico.

La ACB y el fútbol sala ganan peso

Así, con los patrocinios más costosos casi liquidados, toca apostar por los otros con un perfil más bajo. El fútbol sala, por tanto, será el gran beneficiado de las no renovaciones del fútbol y de las motos. El contrato con el Inter estaba cerca de consumarse -se llegó a hablar de que el Atlético de Madrid entrase de lleno-, pero según ha podido saber EL ESPAÑOL, el nuevo acuerdo de patrocinio se extenderá, al menos tres años.

De enhorabuena también estarán los equipos ACB. Telefónica apostará tanto por Estudiantes, aunque está por ver el Real Madrid. A su vez, la compañía de Álvarez-Pallete seguirá emitiendo la competición liguera española.

Otros acuerdos

El mundo del deporte siempre ha sido importante para Telefónica. El ciclismo sigue siendo otro de los grandes activos de la compañía, al igual que la vela. Fuera de nuestras fronteras, a través de sus filiales, apoya a la selección inglesa de Rugby o a deportistas olímpicos con su programa Podium.

Además, entre los grandes embajadores de Movistar, destacan personalidades como Rafa Nadal, Ferran Adrià o Juan Diego Flórez. Además, patrocina espacios como el O2 Arena de Londres o el Movistar Arena de Chile. En España está presente en el Teatro Real, el Liceo de Barcelona, y en el Museo del Prado y el Reina Sofía.