Fachada de una oficina de ING.

Fachada de una oficina de ING. Reuters

Empresas

ING se lanza a la captación de depósitos y ofrece devolver el 3% de los recibos

  • La campaña llega después de haber puesto fin al atractivo de su Cuenta Naranja, que se queda prácticamente sin remuneración. 
  • ING se ve muy afectada por la situación de los tipos de interés. 

Noticias relacionadas

ING se echa al monte de la búsqueda de nuevos depósitos. Se suma a una guerra que algunas entidades llevan meses librando, y lo hace con una propuesta que supone recuperar la remuneración a los clientes: la devolución del tres por ciento de los recibos de luz, agua y gas que se domicilien; eso sí, sólo lo hará a aquellos usuarios que contraten a partir de ahora una cuenta nómina. 

Se trata de una propuesta más agresiva que la que había mantenido hasta mediados del año pasado cuando eliminó la posibilidad de devolver dinero a los clientes. En aquel entonces era el dos por ciento la cantidad de los recibos que percibían los usuarios, así que parece que la entidad que lidera César Gonález-Bueno quiere redoblar la apuesta. 

La promoción busca recuperar cuota de mercado en depósitos que, aunque ha permanecido estable -incluso ha crecido- en los últimos meses, requiere seguir aumentando dada la fuerte competencia que hay en el sector financiero en este momento. 

La oferta de devolver el tres por ciento de los recibos domiciliados está limitada a 1.000 euros, y se puede hacer extensiva a aquellos clientes de ING que logren que amigos suyos se den de alta en la entidad naranja. Estamos ante una propuesta que supone volver a algo que parecía olvidado para el banco, la remuneración 'en efectivo' a sus usuarios, dado que en los últimos meses ha venido recortando este tipo de devoluciones. 

Sin embargo, según explica la propia compañía en la letra pequeña, se trata de una oferta con fecha de caducidad: el 30 de septiembre y, por si fuera poco, tan sólo durará dos años. Después volverá a la normalidad y se acabará la oferta, acabando así con cualquier opción de reintegrar dinero a los clientes. 

Este tipo de prácticas que tan beneficiosas son para los usuarios de banca, obligan a las entidades a hacer un fuerte esfuerzo ya que el dinero devuelto deja de computarse en la cuenta de resultados; esto implica que, en muchas ocasiones, acabe restándose del beneficio final del grupo. 

El adiós a la cuenta naranja 

Hace tan sólo un mes ING anunciaba que la Cuenta Naranja pasaría a tener una pírrica remuneración del 0,01%. Era el punto final a su producto estrella, después de haber recortado hasta en dos ocasiones la remuneración que percibían los clientes por el ahorro depositado en la entidad naranja. 

El banco que dirige en España César González-Bueno también puso punto final en 2017 a otro de sus productos más afamados: el Depósito Bienvenida, que llegó a otorgar una remuneración de hasta el 4% por hacerse nuevo cliente de la entidad.

Se da la circunstancia, además, de que hace tan sólo unas semanas el banco anunciaba otra medida importante. A partir de este miércoles ING dejará de ofertar el servicio por el que ‘rescata’ cantidades de otras cuentas vinculadas a sus clientes en otras entidades. Así que, a partir de ahora, tendrán que ser los usuarios quienes efectúen los traspasos vía transferencia bancaria con lo que eso pueda suponer de coste en la operativa.