Un avión de la aerolínea Ryanair.

Un avión de la aerolínea Ryanair. Eric Gaillard Reuters

Empresas

El Gobierno busca una solución 'in extremis' para la huelga de Ryanair

Noticias relacionadas

Falta un día para la huelga de tripulantes de cabina de Ryanair y todo apunta a que no habrá solución al conflicto abierto en las filas de la compañía. Aun así, la Dirección General de Trabajo ha citado para este martes a los sindicatos y a los representantes de la aerolínea para buscar, in extremis, un acuerdo con el que frenar los paros convocados para mañana, 25 de julio, y el jueves 26 de julio.

Los sindicatos USO y Sitcpla acuden a la cita ante Trabajo sin tener muy claras las intenciones de esta mediación. Según fuentes sindicales, no ha habido contacto con la empresa en los últimos días. 

Es la segunda cita que tienen con Trabajo después de que la semana pasada se sentaran a la mesa para buscar un acercamiento y la reunión concluyera con los sindicatos preparados para denunciar a la aerolínea por vulnerar el derecho a la huelga y coaccionar a los tripulantes de cabina por cuestionarles a través de correos electrónicos sobre su participación.

Alrededor de 1.800 tripulantes de la aerolínea irlandesa en España están llamados a hacer huelga. En total, contando con los 'azafatos' de Portugal, Bélgica e Italia que también han convocado paros, son 4.000 trabajadores. Solo en España se han cancelado 400 vuelos con origen o destino en alguna de las bases nacionales y los pasajeros afectados por estas cancelaciones, o por retraso en la operación, podría llegar a 75.000 entre los dos días.

El contexto de esta nueva mediación, sin embargo, no da señales de reconciliación. La aerolínea presentó este lunes los resultados de su primer trimestre fiscal y aprovechó para dejar clara su postura: las huelgas son innecesarias y, si continúan, habrá una revisión del calendario de invierno y un consecuente recorte en la plantilla de algunos mercados.

Las declaraciones del CEO de Ryanair, Michael O'Leary, no han sentado muy bien en las filas de los sindicatos y desde USO no han dudado en tildarlas de amenaza. El sindicato critica, además, la nula disposición de la aerolínea a negociar y asegura que no cejarán en sus pretensiones.

"Es muy simple: que cumpla la legalidad, tanto en materia de aplicar la legislación laboral nacional, como la igualdad de condiciones de los trabajadores que contratados directamente y a través de empresas de trabajo tempora", comenta el responsable de vuelo de USO Sector Aéreo, Ernesto Iglesias.

Servicios mínimos

El Ministerio de Fomento fijó el viernes los servicios mínimos para los dos días de huelga: deberán operarse el 100% de los vuelos en las islas Canarias y Baleares, el 59% de los servicios domésticos sin transporte alternativo de duración inferior a cinco horas y los internacionales, y el 35% en el resto de operaciones.

La aerolínea contactó con los pasajeros afectados por las cancelaciones el pasado miércoles para ofrecerles, siete días antes, un vuelo alternativo o el reembolso de su billete. 

Aun así, las asociaciones de consumidores y empresas especializadas en reclamaciones recuerdan a los pasajeros que la cancelación de su vuelo puede dar lugar a compensaciones de entre 250 y 600 euros, de acuerdo con el reglamento europeo de derecho de los viajeros, así como otras indemnizaciones derivadas de la situación. 

La aerolínea ya ha señalado que abonará sólo el importe del billete al que no haya sido recolocado en otro vuelo y que no pagará ninguna indemnización ni gastos por las noches de hotel ni otras actividades contratadas que el pasajero haya tenido que cancelar.