Endesa bate las previsiones del mercado en el primer semestre del año. La eléctrica logra un beneficio de 752 millones de euros en los seis primeros meses del año, lo que supone aumentar en casi un 15% su beneficio respecto al mismo período del año pasado. 

Noticias relacionadas

En este período ha conseguido también incrementar el EBITDA en casi un 12% hasta los 1.804 millones de euros. Unas cifras que se logran gracias al buen desempeño que ha tenido la compañía que preside Borja Prado en casi todas las áreas de influencia: el negocio regulado, el liberalizado y la recuperación del margen del gas. 

La producción total en el periodo fue de 34.868 gigavatios hora (GWh), un 7,5 % menos que en el primer semestre de 2017, debido al aumento de la generación de origen hidráulico en el conjunto del sistema eléctrico español, que ha dado lugar a un descenso en la producción de las centrales térmicas de Endesa.

En línea con el proyecto

Endesa reconoce que las temperaturas más cálidas que se han vivido este verano están provocando un aumento muy moderado de la demanda eléctrica en España, con un tímido avance de un 0,3%. 

El consejero delegado de Endesa, José Bogas, ha manifestado que la compañía está en la senda de alcanzar los objetivos comprometidos para 2018 y ha destacado que ello se haya conseguido en un contexto de elevados precios de las materias primas energéticas, debido al significativo aumento de la demanda asiática, sumado a la parada de varias centrales nucleares en España.

Destaca la buena evolución del negocio liberalizado que incrementa la cifra reportada en un 12% hasta los 1.227 millones de euros, especialmente por la buena evolución del gas que aumenta su aportación desde los 35 millones de hace un año a los 65 millones del presente curso. 

Costes estables

Por su parte, el negocio regulado incrementó su margen en un 0,4 % (un 4 % en términos ajustados), principalmente por la mejora en la retribución de la distribución, lo que llevó a un incremento del 1,4 % en el ebitda regulado.

Los costes de la compañía se han mantenido estable en el entorno de los 1.012 millones de euros, absorbiendo así la inflación y el crecimiento. 

La deuda financiera neta aumentó un 19 % con respecto a la que había a 31 de diciembre de 2017 y se situó en 5.956 millones de euros, 971 millones más que al cierre del pasado ejercicio, debido, entre otros factores, al pago de dividendos por importe de 748 millones, así como a la adquisición de cinco parques eólicos de Gestinver, con una capacidad total de 132 megavatios (MW).

La producción total del periodo fue de 34.868 gigavatios hora (GWh), un 7,5 % menos que en el primer semestre de 2017, debido al aumento de la generación de origen hidráulico en el conjunto del sistema eléctrico español, que ha dado lugar a un descenso en la producción de las centrales térmicas de Endesa.

El negocio

La generación hidráulica aumentó un 68 % y la renovable un 17 % con respecto a la primera mitad del año pasado, mientras que la nuclear cayó en un 10 %; la de gas natural, un 26 %, y la de carbón, un 22 %.

En volumen, las ventas de Endesa en el mercado liberalizado disminuyeron un 6,2 %, hasta los 41.912 GWh, y en el regulado, un 6,6 %, hasta los 7.256 GWh, mientras que las de gas se incrementaron un 2,3 %, hasta los 43.344 GWh, y la electricidad distribuida disminuyó un 0,5 %, hasta los 57.351 GWh. 

Ceuta 

Tras enviar los resultados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la eléctrica ha anunciado también que ha cerrado la compra de la Empresa de Alumbrado Eléctrica de Ceuta. Una adquisición que se ha hecho a través de Endesa Red por casi 83 millones de euros, cantidad que se desembolsará antes de que termine el mes de julio.