Este lunes empieza la cuarta jornada de la subasta para adjudicar entre los operadores 200 MHz de frecuencias para el 5G en la banda de 3,6-3,8 GHz. Fuentes del Ministerio de Economía y Empresa han señalado a EL ESPAÑOL que el objetivo es que el proceso pueda cerrarse esta misma semana, probablemente el propio jueves 26 de julio. Pero el problema que surge es que los precios, tal y como están las cosas, parecen aún bastante bajos.

Noticias relacionadas

La mejor comparación es la de la subasta que se realizó en abril en Reino Unido, donde O2 pagó el precio más alto por megahercio. Concretamente, ofreció 7,94 millones de libras por megahercio (8,9 millones de €/MHz) en el bloque de 40 MHz de la franja de 3,4 GHz que se llevó al buche. Actualmente, con la mejor oferta que hay en la subasta del Ministerio, el precio en España aún no alcanza los 2 millones de €/MHz.

En la subasta británica, el Estado recaudó 1.356 millones de libras (más de 1.500 millones de euros), si bien la cifra es engañosa porque de los 190 MHz a la venta, 40 MHz eran en la banda de 2,3 GHz. Incluso si los bloques actuales saliesen al precio más alto que se ha alcanzado por bloque hasta ahora, hablaríamos de 384 millones de euros, cuatro veces menos que en Reino Unido.

Es cierto que queda espacio para mejorar, pero el ritmo de crecimiento en las subastas no parece que sea frenético. Si el primer día se llegó a 200 millones y el segundo casi a 300 millones -lo que supone un alza del 50%-, en el tercero se quedaron en 338 millones -sólo un 12,6% más-.

Una situación distinta

Es cierto que la situación en España es diferente. Por un lado, dado que hay importantes restricciones en el espectro que puede asignarse cada operador, es fácil de imaginar que la guerra sea menos cruenta. Actualmente, existe un límite de 120 MHz y afecta a varios operadores. Movistar y Orange ya tienen 40 MHz cada uno y MásMóvil, tras la compra de espectro de Eurona y Neutra, está ya en 80 MHz.

También es cierto que en Reino Unido se presentó un agente que no era un operador (Airspan, que no consiguió llevarse nada) y que en dicho país hay muchas más tarifas planas de datos móviles, lo que ha hecho que el consumo de espectro sea allí mayor.

El mecanismo de subasta

En la subasta se licitarán un total de 200 MHz en la banda de frecuencias 3,6-3,8 GHz y participarán los cuatro operadores principales del mercado español. Los 200 MHz se distribuyen en 40 bloques de 5 MHz cada uno, todos ellos de ámbito nacional y las concesiones tendrán una duración de 20 años. El precio de salida por megahercio fue de medio millón de euros.

La licitación se está desarrollando por medios electrónicos, mediante un mecanismo de subasta simultánea ascendente de múltiples rondas. Los licitadores deben formular sus pujas dentro del período de duración de la ronda. El proceso finalizará cuando en una ronda no se reciban nuevas pujas.

El proceso que continuará esta semana se desarrolla en rondas programadas por la Mesa, entre las 10 y las 18 horas, de lunes a viernes. Las rondas tienen una duración máxima de 30 minutos y se programan, como mínimo, 15 minutos antes de su hora de comienzo.

El proceso que empieza ahora se enmarca en el Plan Nacional 5G 2018-2020. Con el proceso que ahora se inicia, se completarán las licitaciones de espectro radioeléctrico convocadas mediante publicación en el BOE del 26 de mayo de 2018. La banda 3,4-3,8 GHz (3400-3800 MHz) ha sido identificada como la principal para la introducción de servicios basados en 5G en Europa. De ahí que el Plan Nacional 5G contemple la licitación de los 200 MHz de la banda 3,6-3,8 GHz (3600-3800 MHz) con carácter prioritario.