Vueling, Iberia, IAG, líneas aéreas

Vueling, Iberia, IAG, líneas aéreas

Empresas

Las aerolíneas deben 300 millones en indemnizaciones a más de 750.000 pasajeros

Las aerolíneas españolas acumulan una deuda de más de 300 millones de euros con sus clientes en concepto de indemnizaciones solo entre el año 2017 y los seis primeros meses de 2018. Detrás de esta cifra se encuentran los más de 750.000 pasajeros que han sufrido vuelos cancelados y no han recibido compensación alguna a cambio. 

La compañía de gestión de reclamaciones Skycop, que ha publicado estos datos, explica que en este período se han suspendido un total de casi 6.000 vuelos, con Vueling como aerolínea que más lo ha hecho seguida de Ibieria. 

"Las estadísticas dicen que el 1% de los pasajeros ha vivido un retraso de más de tres horas o la cancelación de un vuelo estando ya en el aeropuerto. Son datos de Eurostat-Oficina Europea de Estadística-, y aunque a simple vista un 1% no parece mucho, lo cierto es que esa cifra se traduce en 9 millones de viajeros europeos afectados", explica el consejero delegado de Skycop, Marius Stonkus.

Retrasos por maximizar beneficios

Para el directivo, el objetivo de "maximizar beneficios" de las aerolíneas está detrás de parte de estos retrasos, pues estas ahorran con la reducción de personal, "lo que da lugar a que miles de pasajeros pasen parte de sus vacaciones en halls y pasillos del aeropuerto".

Ante estas situaciones, Skycop anima a los pasajeros a actuar alineados con la legislación europea y pedir a las compañías que les proporcionen comida, bebida y llamadas telefónicas durante el tiempo que dure la espera. Si estas les intentan compensar con descuentos para comida o para su próximo vuelo, Skycop recomienda no aceptarlos, y reclamar una indemnización "digna".

Hasta 600 euros

Las cantidades con las que las aerolíneas están obligadas a indemnizar a los viajeros pueden ascender hasta los 250 euros para vuelos de menos de 1.500 kilómetros, y hasta los 400 euros si supera esta distancia entre aeropuertos europeos. 

Si el recorrido del vuelo es superior, sin embargo, a los 3.500 kilómetros y el vuelo se cancela o se retrasa más de tres horas, los pasajeros tienen derecho a reclamar hasta 600 euros de indemnización