COMO LEONES: Gonzalo Gortázar (Caixabank) y Pedro Serrahima (Telefónica)

COMO LEONES: Gonzalo Gortázar (Caixabank) y Pedro Serrahima (Telefónica)

Empresas COMO LEONES

COMO LEONES: Gonzalo Gortázar (Caixabank) y Pedro Serrahima (Telefónica)

Gortázar lleva la transformación digital de CaixaBank al podio de la banca europea

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, lidera la transformación tecnológica de la entidad catalana para convertirla en un banco netamente digital. Y parece que lo está haciendo con bastante éxito a tenor de los últimos resultados: con más de 16 millones de clientes, con cerca de la mitad como clientes netamente digitales y cerca de 4,5 millones como usuarios de banca móvil. 

Nuevas aplicaciones, productos netamente digitales, así como nuevas formas de asesoría para una entidad histórica en España que la han convertido, según la revista Euromoney, en el mejor banco digital de Europa Occidental; un reconocimiento que supone algo así como los Oscar de la nueva banca. Un galardón que ha conseguido, además, por primera vez en su historia. 

Serrahima salva una bola de partido con O2

El director multimarca de Telefónica, Pedro Serrahima, tenía claro qué quería que fuese la nueva marca del grupo, O2. Lo que no se esperaba es que los problemas de la fase de pruebas y la catástrofe logística provocada por la filial de Telefónica Zeleris le pusiesen en la picota en menos de dos semanas de recorrido en nuestro país.

Cuando en EL ESPAÑOL nos adelantamos y publicamos antes que nadie los problemas que estaba viviendo la marca en su lanzamiento, teníamos previsto incluir a Pedro Serrahima en nuestra sección de 'A los leones'. Su buen recorrido en Pepephone no es garantía de éxito posterior y los primeros pasos de O2 no eran halagüeños. De hecho, Serrahima ya ocupó dicha sección tras salir de Globalia sin cumplir con sus objetivos.

Sin embargo, Serrahima salvó la bola de partido al terminar la semana con algo que para él no es novedad pero para Telefónica sí lo es: una simple disculpa. A eso le acompañó la negativa a seguir captando clientes para poder acoger en condiciones a quienes ya han firmado y una compensación, aún no determinada, para los abonados que tuvieron problemas con el alta y el envío de la SIM. 

Está por ver cómo la ponen en marcha, teniendo en cuenta que no todos los usuarios se vieron afectados por los constantes retrasos, cancelaciones de la portabilidad y locuciones automáticas de Zeleris. En EL ESPAÑOL seguimos muy de cerca el caso de un cliente que, de no tener bien amueblada la cabeza, bien podría haberse vuelto loco. Por hoy, la primera disculpa que se le recuerda a Telefónica justifica que Serrahima duerma con los leones. De cómo resuelva la crisis que todavía tiene encima dependerá si termina o no convirtiéndose en su alimento (metafórico).

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
Un coche eléctrico recargándose, en una foto de archivo.

El coche eléctrico, ante su prueba de fuego en verano: ¿Vale la pena adquirir uno?

Siguiente