Un plato de Minevera.

Un plato de Minevera. Cedida

Empresas DISTRIBUCIÓN

La vida en tupper, la vida mejor: las empresas de comida casera proliferan

La falta de tiempo o un precio que compensa son el aliciente para los clientes, que demandan cada vez más este tipo de servicios.

Para llevarlo al trabajo o para consumirlo en casa. La clave del éxito: no tener que cocinar y hasta poder mantener una dieta equilibrada. Todo a gusto del consumidor, que selecciona a través de una página web qué platos quiere consumir esa semana y los recibe listos para ser calentados en el microondas.

A nadie se le escapa que, en un momento en el que las compras online empapan todos los ámbitos, el de la comida casera no iba a estar al margen. Ahí, en lo de "comida casera", está la clave. Y lo han aprendido las empresas que durante estos últimos años han aprovechado las ventajas de la tecnología para llegar a más hogares. 

Un boom de empresas de comida a domicilio que, como no podía ser de otra manera, tiene pioneros. Destaca aquí la gallega Minevera, que en 2014 entendió que enviar comida preparada a través de pedidos online era una buena idea. Esta compañía no partía de cero. "Mi familia ya comercializaba en 1986 comida a granel en tiendas; en aquel tiempo la gente cocinaba en casa, pero podemos decir que fueron visionarios", ríe Mario Vidal, fundador de la compañía.

Después de trabajar en Madrid y Barcelona, Vidal pensó que, con poco tiempo, enfrentarse a una dieta equilibrada "es complicado". "Hay que saber cocinar, saber ir al supermercado y, además, tener tiempo para ello", comenta el fundador a este periódico. Por eso, este publicista volvió a Galicia, en concreto, a Vigo, y se puso manos a la obra con el proyecto. "Después de un año de ensayos, de prueba-error, en recetas y envasados, dimos con la fórmula", apunta. Desde allí distribuyen a toda España. "Tenemos la suerte de que Vigo cuenta con el mayor puerto pesquero de Europa, así que las empresas de transporte están acostumbradas a cargar con productos que necesitan refrigerado", explica el fundador de Minevera.

"Fue complicado hincarle el diente al proyecto, pero después, investigando, vimos que había ya mucha tecnología desarrollada con productos de V Gama -listos para consumir- y que podríamos utilizarla", dice Vidal. Hoy, es un negocio puramente online que no se plantea tener tienda física. "Yo cocino los pedidos de mis clientes cuando me lo piden mis clientes, llevarlo a tienda física haría cambiar el concepto", reseña. Además, desde la compañía se abastece también a la cadena Tahona Moderna, con ocho locales en Vigo.

Decenas de operadores

Después, vinieron muchas más. Es el caso, por ejemplo, de Tupperdición. Fundada como tal hace poco más de un año, la cocina para amigos comenzó algunos años antes. Fue el laboratorio. Su fundador, Rafael Lorente, lo estuvo compaginando un tiempo con su trabajo como cocinero en locales de hostelería. En 2017 formaría de forma oficial su empresa de tuppers a domicilio: "Nos dirigimos a ciudadanos urbanos, con gusto por la buena cocina e interesados en salud", explican desde la compañía. 

Así, explican que están destinados tanto a quien come en casa como fuera de ella, pero que no dispone del tiempo o los conocimientos necesarios para "planificar una dieta, hacer la compra y luego cocinar los platos". Su funcionamiento es sencillo. A través de su página web, se pueden escoger los platos por separado o un menú que cambia semanalmente. Además, también disponen de una tienda física en Madrid donde también se pueden adquirir. Los pedidos, que se pueden hacer hasta el miércoles por la noche, se entregan el lunes siguiente.

Un funcionamiento parecido tiene Miplato.es, que comenzó a enviar comida preparada en 2015. Esta compañía, nació, no obstante, bajo el paraguas del Grupo Bodegas Mezquita, una empresa familiar que cuenta con cuatro restaurantes en Córdoba y una cocina central que abastece tanto a estos restaurantes, como adheridos, como a Miplato.es. "La idea llegó cuando los clientes de los restaurantes nos preguntaban si no podían consumir nuestros platos en casa; pensamos que tenía sentido mandarlos no solo a Córdoba, sino a cualquier lugar de España", cuenta Pablo Gas, responsable comercial de la compañía.

Un paso, el de crear Miplato.es, que el grupo de restauración dio para diversificar su negocio, y que comienza a dar sus frutos. "Nos hemos dado a conocer a los clientes de los restaurantes y a través de marketing digital, la competencia ahora es muy alta", reconoce Gas. MenuDiet, Wetaca, ApetEat... los operadores se cuentan por decenas.