Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la presentación de resultados del tercer trimestre de 2017.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, en la presentación de resultados del tercer trimestre de 2017.

Empresas

Caixabank vende por 7.000 millones el 80% de su negocio inmobiliario al fondo Lone Star

El cierre de la operación implicará la desconsolidación del negocio inmobiliario del banco, y acelerar el saneamiento de su balance. 

Caixabank ha dado un paso más en su estrategia de saneamiento del balance. Lo ha hecho con la venta del 80% de su negocio inmobiliario al fondo Lone Star en una operación valorada en 7.000 millones de euros; lo que supone valorar el conjunto del negocio en 12.800 millones de euros. 

La operación se llevaba rumoreando desde hace semanas, y hoy se ha confirmado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, el banco que lidera Gonzalo Gortázar, traspasará todos los activos inmobiliarios que figuraban como disponibles para la venta en 2017, así como su servicer inmobiliario, Servihabitat. 

En concreto, Caixabank traspasará todo el negocio inmobiliario a una nueva sociedad que será propiedad (en un 80%) de Lone Star. Un traspaso que se producirá una vez que el banco culmine la recompra del 51% de Servihabitat, pendiente de autorización por las autoridades de competencia. Una vez completada la operación se firmará un pacto de socios en la nueva sociedad. 

Para Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, se trata de una “operación que supone adelantar varios años nuestros objetivos estratégicos de reducción de activos problemáticos, permitiendo posicionar a CaixaBank como uno de los bancos con el balance más saneado del mercado español”.

Como parte de la operación, Servihabitat seguirá prestando servicios a los activos inmobiliarios del Grupo CaixaBank durante cinco años. Esta nueva relación permitirá a la entidad financiera una mayor "flexibilidad y eficiencia", según indica la nota de prensa enviada a la CNMV.

Las consecuencias de la operación

La desconsolidación del negocio inmobiliario tendrá un impacto neutral en la cuenta de resultados y un impacto positivo estimado de 30 puntos básicos en la ratio de capital CET 1 fully loaded. El impacto combinado con la recompra del 51% de Servihabitat anunciada el 8 de junio de 2018 se estima en +15 puntos básicos de la ratio de capital CET 1 fully loaded.

Los ahorros de costes a alcanzar a través de esta operación se estiman en 550 millones de euros antes de impuestos durante los tres años siguientes (2019-2021), incluido el nuevo contrato de servicing con Servihabitat.

La operación está sujeta a las autorizaciones regulatorias y otras condiciones habituales en este tipo de operaciones, incluida la autorización de las autoridades europeas de competencia. El cierre está previsto en el último trimestre de 2018 o en el primer trimestre de 2019.