SEBASTIÁN ALBELLA

SEBASTIÁN ALBELLA J.L.Cereijido Agencia EFE

Empresas

Albella (CNMV) defiende su actuación en el ‘Caso Popular’: “No somos supervisores bancarios”

  • El presidente del regulador afirma que la Comisión hace su trabajo de inspección.
  • Reconoce también el impacto sobre la reputación de la CNMV por el impacto en la opinión pública de casos como el de Bankia o el de Popular.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) defiende su papel en el marco de la resolución del Popular. A juicio de su presidente, Sebastián Albella, “no somos supervisores bancarios, ni la autoridad de resolución ni tampoco la auditora del banco”, ha sentenciado.

Unas palabras que ha pronunciado tras conocerse el informe remitido por la CNMV a la Audiencia Nacional en el que se desvela que las cuentas del Popular del año 2016 también presentan irregularidades.

El presidente de la Comisión no ha querido entrar en muchos detalles dado que es “un tema delicado” sujeto a las labores de “supervisión” y, por tanto, no puede hacer grandes comentarios. 

La información que se ha conocido este viernes, publicada por el diario Expansión, explica que la CNMV ha encontrado "datos inexactos o no veraces o con información engañosa o que omite aspectos relevantes” en el informe anual relativo al año 2016.

Para Albella esto demuestra que se la CNMV hace su trabajo de inspección, aunque recuerda que no le corresponde al organismo que preside detectar posibles fraudes en las cuentas. Además, “los supervisores tenemos a veces herramientas que resultan insuficientes y no nos permiten llegar a donde querríamos”, ha sentenciado.

Preguntado por la imagen de la CNMV tras sus actuaciones en el caso del Popular, pero también en el de Bankia, el máximo responsable del organismo supervisor ha explicado que es evidente que afectan a su reputación “porque son de enorme repercusión pública, pero nuestra actuación es la de tratar de aplicar el principio de libertad de emisión y distribución de valores”, ha dicho.

También ha insistido en que –en muchas ocasiones “la realidad es compleja” y por mucha legislación que exista nada “garantiza una seguridad total”.