Antoni Vila, presidente de MicroBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank.

Antoni Vila, presidente de MicroBank, y Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank. EFE

Empresas

MicroBank, una década y más de 470.000 microcréditos a emprendedores y familias

El banco social de CaixaBank cumple diez años en los que ha entregado más de 4.000 millones en financiación a colectivos con difícil acceso al crédito.

Poner en marcha un pequeño comercio, impulsar el crecimiento de un proyecto ya en marcha o un empujón para salir del agujero económico en el que miles de personas se vieron metidas durante los años más duros de la crisis.

En una década que será recordada por la profunda crisis económica y financiera en España, CaixaBank saca pecho de una iniciativa con la que han logrado ser un referente a nivel europeo en microfinanzas: MicroBank.

El destino de los microcréditos que este banco social concede ha tomado la forma de más de 470.000 caras en diez años, pero en todos los casos la razón para dar esa ayuda era la misma: que ningún ciudadano se quedara sin la oportunidad de formar parte del engranaje económico del país por falta de recursos. En total, 4.083 millones de euros dirigidos a colectivos con dificultades de acceso al crédito, tanto emprendedores como familias.

MicroBank, propiedad al 100% de CaixaBank, nació en 2007 con el objetivo de potenciar la labor de los microcréditos como herramienta para la promoción económica y cohesión social apuntalados en “el rigor y sostenibilidad propios de una entidad bancaria”.

Con la creación de este banco social, la entidad que preside Jordi Gual daba un canal propio a una actividad que ya realizaba desde 2002 a través de la Obra Social: la concesión de préstamos de pequeño importe a emprendedores, microempresas y personas con dificultad para acceder al crédito en el sistema bancario tradicional. 

“Hemos invertido 285 millones de euros en MicroBank y estamos muy orgullosos de lo que está haciendo, de su buena actuación en el ámbito social y de su desempeño”, afirmó el consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, este miércoles en Madrid. “Tenemos el apoyo de las instituciones europeas clave para la sostenibilidad del proyecto, aportan financiación, garantías, criterio y experiencia internacional”.

La filial de CaixaBank lidera el ranking de microcréditos concedidos en Europa y recibe el apoyo de instituciones como el Fondo Europeo de Inversiones (FEI), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa.

La microfinanciación concedida por MicroBank tiene, además, un impacto directo en el empleo: entre 2007 y 2016 ha contribuido decisivamente a crear más de 181.000 puestos de trabajo, concluye un informe elaborado por la escuela de negocios Esade. En la mayoría de los casos, los emprendedores definen como "clave" para su negocio el haber obtenido esta financiación. Más de la mitad no habría podido iniciar o ampliar su negocio sin un crédito. Además, para el 20% ha supuesto una vía para salir del desempleo, estando casi la mitad de ellos en paro desde hacía más de un año.

Banco social pero sostenible

Para Gortázar, el hecho de que MicroBank cumpla diez años es motivo de celebración, pero a eso se añade que su crecimiento “se ha producido en una etapa de gravísima crisis económica, donde lo que ha hecho el sector ha sido dar muchos menos créditos”. Mientras la actividad del sector se contraía, MicroBank “ha crecido 6,5 veces”. La cartera de clientes ha crecido “de forma exponencial”, multiplicando por diez su cartera de créditos de 2008 hasta los 1.464 millones con que cerró el año pasado.

Los casi 147.400 microcréditos concedidos en esta década se reparten entre emprendedores y familias, siendo éstas últimas un 69% del total.

“Es una actividad complicada, pero se ha hecho bien y siempre desde el punto de vista de la prudencia financiera”, señaló Gortázar poniendo de manifiesto que se conceden sin exigir garantías o avales y con tipos de interés preferentes. La morosidad en el caso de las familias es de un 2,6% y en el de los empresarios, un 5,6%. “Las ratios se mantienen sistemáticamente muy por debajo de la media del sector” que se situó en 2017 en 7,2%, agregó el CEO. La ratio de créditos fallidos, en tanto, es de un 4,3% desde el inicio de su actividad.

En el caso de los microcréditos a emprendedores, MicroBank pone el tope en 25.000 euros para proyectos de nueva creación y en 50.000 para los que ya estén en marcha y tengan menos de dos años. El importe medio de los créditos concedidos es de unos 10.800 euros. En total, en esta década, el banco social ha otorgado microcréditos por 1.469 millones de euros y el 77% de los negocios sigue operando. “Una tasa de éxito muy relevante, sobre todo teniendo en cuenta que es un entorno muy complicado y que no todas las empresas logran consolidarse”, ha destacado el CEO de CaixaBank.

Tanto Gortázar como el presidente de MicroBank, Antoni Vila, han puesto en valor la red de apoyo que CaixaBank supone para el banco social. Los microcréditos se estudian y conceden en las oficinas del banco, que con una red de más de 4.600 oficinas en más de 2.000 municipios llegan al 91% de los españoles, como han subrayado. Cada oficina concede una media de 32 créditos cada año.

"Somos un banco con misión social, pero con un objetivo claro de sostenibilidad. Sin esto, no es posible sacar adelante un proyecto de esta naturaleza. Los créditos se otorgan sobre dos criterios: impacto social y rentabilidad o sostenibilidad económica", apuntó Vila. "La gente pide lo que necesita y, cuando hace esto, cumple". 

Plan de responsabilidad social

MicroBank es uno de los pilares del nuevo plan director de Responsabilidad Social Corporativa de CaixaBank. Su consejero delegado no ha dejado pasar la oportunidad para recordar la “gran implicación” con la sociedad que tiene el banco y su esfuerzo para contribuir “en la mejora de las condiciones de vida de las personas, en especial, de las que tienen mayores dificultades o están en riesgo de exclusión financiera o social”.

Este nuevo plan director, ya aprobado por el consejo de la entidad, establece un rumbo socialmente responsable para el banco, apoyado en tres pilares: medio ambiente, sociedad y gobernanza. Gortázar ha recordado que la sociedad y las autoridades miran con lupa los movimientos del sector bancario debido a los problemas que generaron algunas entidades durante la crisis.

“Es imprescindible aunar la rentabilidad económica del banco, que garantiza su sostenibilidad y la confianza de sus accionistas, con un comportamiento responsable y comprometido con nuestros clientes y el conjunto de la sociedad”, ha señalado.

El ejecutivo ha subrayado que en este nuevo plan han establecido 155 iniciativas que abordan los tres ejes de su política y que siguen la filosofía del banco: “Dar servicios financieros a toda la población, sin importar el poder adquisitivo”.