Una cata de vino blanco, en una imagen de archivo.

Una cata de vino blanco, en una imagen de archivo. EFE

Empresas CONSUMO Y TURISMO

En el festival o en la terraza, a vinos: así quiere rejuvenecer el sector

Ainhoa Murga Nerea San Esteban

El vino quiere irse con los jóvenes de fiesta, a las terrazas, a los eventos; quiere romper con la imagen que lo vincula solo con la gente mayor; quiere rejuvenecer y dejar de parecer una bebida para ambientes más formales. Una partida que viene ganando la cerveza, que se ha colado en las neveras y los planes de los más jóvenes, pero que también ve el vino con posibilidades de ganar.

Esta es la motivación de la campaña que se está lanzando desde el sector vinícola. Marida mejor tu vida con vino, dice el eslogan de la Interprofesional del Vino de España (Oive), que se dirige de forma directa al público comprendido entre los 25 y los 45 años. “Nosotros somos el paraguas de 4.000 bodegas con sus marcas, representamos la inquietud del sector”, explica Susana García, directora de Oive, a este periódico.

En este sentido, en noviembre se pusieron manos a la obra para unir a 7.000 operadores, 600 cooperativas y 140.000 viticultores y empaparles de su mensaje: el vino como acompañante de un momento divertido, de una experiencia; dejar atrás el entenderlo como centro de la conversación, un extremo que “asusta” a los jóvenes. También se dirigen directamente a ellos, a los que tienen entre 25 y 45 años, para que experimenten con él. “La clave está en que lo elijan, el que sea”, apunta García.

La realidad es que, hoy, los menores de 35 años consumen vino muy por debajo de la media nacional. Según datos recabados por Kantar Worldpanel, a los que ha tenido acceso este periódico, los hogares jóvenes gastan 23 euros al año y consumen 10 litros de estos caldos en este periodo; frente a ellos, la media de los hogares españoles se sitúa en 63 euros anuales y 27 litros consumidos.

Desde el enoturismo hasta los festivales de música, las formas de reinventarse del sector están siendo varias. Fuera, también, los remilgos con el calimocho o la sangría. Estas son las tendencias que destacan:

El vino blanco se abre camino

Los españoles son, sobre todo, consumidores de tinto. Casi siete de cada diez se decantan por estos caldos a la hora de tomar una copa, según el informe de AC Nielsen con datos de 2016. Pero el blanco está afianzando su hueco impulsado por nuevas modas.

¿Por qué asustarse ante las innovaciones? “Hay quien cree que es una aberración servir el vino blanco o el rosado con hielo, pero a los jóvenes les está gustando, ¿cómo no vamos a estar ahí?”, se preguntaba el director general de Grupo Zamora, Emilio Restoy, que, entre otras marcas, en su portfolio se encuentran los vinos de Ramón Bilbao.

El tardeo se disfruta con Fresh Rosé.

Una publicación compartida de Ramón Bilbao (@bodegasramonbilbao) el 29 Ago, 2017 a las 3:28 PDT

En blancos, Rueda se erige como la denominación de origen favorita. El último informe de la consultora AC Nielsen lo deja claro: el 81% de los bebedores habituales de blanco prefiere Rueda a otros vinos (un 12% más que en el estudio anterior) y más de la mitad de los consumidores que lo prueban, se hace habitual.

¿Por qué gusta? “Sabor y calidad”, apunta el estudio, pero también que es un vino que se asocia a celebraciones y ocasiones especiales, además del aperitivo.  “El verdejo de Rueda está muy asociado al aperitivo. Queremos mantenerlo y alargar el momento de consumo a las comidas”, señala a este periódico Carmen Sanmartin, presidenta de la Denominación de Origen Rueda. Para lograrlo, las bodegas y viticultores “apuestan por elaboraciones al servicio de la gran versatilidad de nuestra uva autóctona verdejo”, explica. ¿Cómo lo logran? “Envejeciendo el vino sobre lías, en depósito o en barricas, para conseguir vinos más redondos y estructurados, y que maridan a la perfección con platos de carne”.

El blanco de Rueda, que se bebe sobre todo en Madrid, País Vasco, Cantabria, Castilla y León, Málaga, Valencia y va ganando aficionados en Cataluña, suma cada vez más adeptos entre los hombres: su consumo ha crecido un 17% en este último sondeo de Nielsen, equiparándose al de las mujeres.

En cuanto a la edad de los consumidores, aunque el reparto es equilibrado, se ha notado un aumento de consumo entre los menores de 35 años: uno de cada tres consumidores de entre 20 y 35 años prefiere un Rueda, afirma Sanmartin. Los jóvenes ya ven estos vinos como “frescos, suaves y afrutados”, siendo una bebida perfecta para la llegada del buen tiempo, pero desde su Denominación de Origen quieren ir más allá.

“Uno de los objetivos ha sido romper la barrera de comunicación entre los jóvenes y el sector del vino”, asegura Sanmartin a este periódico. Como ejemplo de las acciones que se desarrollan para fortalecer los lazos con este público está el Festival de Cortometrajes Rueda Con Rueda, que este octubre cumple su tercera edición. También apuestan por acciones de la mano con el sector de la restauración, como la campaña Las cosas por su nombre: Pide un Rueda cuando quieras un verdejo, una iniciativa que está calando especialmente bien entre los jóvenes, apunta la presidenta de la DO.

Los generosos quieren ser tu cóctel este verano

Desde Jerez, los vinos generosos -Manzanilla, Fino, Amontillado, Oloroso y Palo Cortado-, también están apostando por el público joven. El Consejo Regulador de Vinos de Jerez y Manzanilla dedicó buena parte de 2017 a analizar la posición de sus caldos a nivel nacional e internacional.

“Recopilamos muchísima información sobre nuestros consumidores, sus preferencias y necesidades, así como sobre la percepción del producto, si es que tuvieron alguna”, indica a este periódico el director general del Consejo, César Saldaña. El objetivo estaba claro: ganar seguidores pero adaptando sus vinos a sus gustos.

Para este verano, los vinos de Jerez se han propuesto cautivar a los jóvenes entre 26 y 40 años presentando “en tono desenfadado, pero de calidad” sus vinos en forma de combinado. Estos cócteles no son una mezcla al azar, asegura Saldaña. “Por obvios que puedan parecer en algunos casos, son también el resultado de un exhaustivo estudio de preferencias y actitudes de aquellos consumidores que no están habituados al vino de Jerez”, asegura.

De este estudio han nacido dos cócteles: Rebujito&Mint y Cream&Tea. Estas dos alternativas a los combinados que llevan “sello andaluz, son refrescantes y tienen baja graduación”, perfectos para el aperitivo, aseguran desde la asociación

Solos o combinados, los vinos de Jerez quieren llegar a un público que busque “algo distinto a lo habitual”, pero también quieren conquistar a los bebedores de vino más allá de su entorno natural.

Para ello, este verano Madrid se convertirá en el epicentro de sus vinos gracias a una ruta que recorrerá 40 restaurantes de la capital donde un ‘barman’ profesional maridará de forma gratuita Vinos de Jerez con el objetivo de acercar esta denominación al gran público. La cita se dividirá en dos semanas, la última de junio (días 27 y 28) y la primera de julio (días 3 y 4) y entre los restaurantes seleccionados están La Sal del Mentidero, Ars Vivendi, Taberna Arzabal, Los Galayos, El Triciclo, la Taberna Alegrías y Santerra.

Sea como fuere, y con varias iniciativas sobre la mesa, el vino quiere que los jóvenes les abran la puerta de su casa y de su tiempo de ocio. Está por ver si lo consigue.