El Corte Inglés de Castellana, uno de los centros emblemáticos de los grandes almacenes.

El Corte Inglés de Castellana, uno de los centros emblemáticos de los grandes almacenes.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Ñuño de la Rosa se compromete a mantener la empresa alejada de la batalla por el poder

Nerea San Esteban Arturo Criado

Lleva horas en el cargo, pero ya se ha reunido con los representantes de los trabajadores para contarles sus intenciones. Jesús Nuño de la Rosa, el nuevo presidente de El Corte Inglés tras el cese de Dimas Gimeno este mediodía, ha reunido a los empleados horas después; a las ocho de la tarde de este jueves daba comienzo al encuentro en el que Nuño de la Rosa ha transmitido cuáles van a ser sus líneas de actuación.

En el encuentro, según cuentan a este periódico asistentes al mismo, Nuño de la Rosa ha marcado tres claves: "Proyecto, unidad y futuro". Una unidad, la de los trabajadores, que choca con lo que se está viviendo en los despachos, pero que el nuevo presidente está empeñado en mantener. "Los temas entre socios son temas entre ellos", ha venido a decir a los trabajadores, a quienes ha reseñado que "la única manera de evitar las peleas es seguir trabajando y poniendo en valor la compañía para llevarla a lo más alto".

Nuño de la Rosa, que solía mantener relación con los empleados en su etapa en Viajes El Corte Inglés y, aún más, desde que se le nombrara consejero delegado junto con Víctor del Pozo, ha reseñado que su intención es seguir manteniendo una comunicación fluida con los trabajadores. Un punto en el que, de ser así, marcaría una distancia fuerte con su antecesor Dimas Gimeno, que se dirigía a sus empleados en ocasiones muy puntuales.

No en vano, los trabajadores ya agradecen el gesto de una reunión con ellos tan temprana de quien consideran una persona cercana y amable: "Hemos sido de los primeros con los que se ha reunido después de ser nombrado presidente, eso es muy positivo y transmite mucha tranquilidad", cuentan a este periódico.

"Soy un trabajador más"

Durante el encuentro, el nuevo presidente ha insistido en su faceta más cercana a la plantilla, con la que ha trabajado durante los últimos años, y ha reseñado: "Soy un trabajador más de El Corte Inglés y siempre lo he sido".

Así, Nuño de la Rosa ha explicado que su objetivo es mantener la empresa como primera empleadora del país y seguir trabajando en los proyectos que están gestación. "Quiere mantener la dignidad de El Corte Inglés y su interés son los empleados y los trabajadores, lejos de la batalla de poder", explican los empleados.

Por delante, grandes retos como la digitalización de la compañía que tratarán de no verse empañados por la guerra en los despachos. El nuevo presidente insiste en que lo conseguirá.