Willie Walsh, consejero delegado de IAG, y Antonio Vázquez, presidente del grupo en un momento de la junta.

Willie Walsh, consejero delegado de IAG, y Antonio Vázquez, presidente del grupo en un momento de la junta.

Empresas

IAG, matriz de Iberia, descarta entrar en una "batalla de ofertas" por Norwegian

El grupo IAG está dispuesto a conversar con Norwegian, pero no se enzarzará en una guerra de ofertas. Así de claro lo ha dejado Willie Walsh, consejero delegado del holding que integra a British Airways, Iberia, Aer Lingus y Vueling, en la junta de accionistas celebrada este jueves en Madrid.

El pasado abril, IAG anunció su entrada en el capital de la 'low cost' noruega con la compra de un 4,61% de su capital. Su intención estaba clara: establecer una posición desde la cual dialogar con el consejo de Norwegian para su potencial compra. 

Esta primera toma de contacto cristalizó, apenas tres semanas después, en las primeras calabazas de Norwegian. La oferta de IAG "infravaloraba" la aerolínea y sus "perspectivas de futuro". 

Desde entonces, según indicó la noruega la semana pasada en una reunión con periodistas, no ha habido nuevos contactos. Por parte de IAG, la situación está clara: les interesa la compañía, pero no van a volverse locos con el precio.

"Permanecemos abiertos acerca de Norwegian, pero no es una operación que tengamos que llevar a cabo y no participaremos en absoluto en una batalla de ofertas", ha indicado Walsh durante su discurso ante los accionistas.

Flexibilidad en un entorno de consolidación

El CEO de IAG se ha referido además al entorno de consolidación que vive el sector tras la quiebra de varias aerolíneas durante 2017. Según Walsh, el grupo cuenta con "flexibilidad" para ser "dinámicos y aprovechar la consolidación cuando surgen oportunidades"

Un ejemplo ha sido su movimiento en el aeropuerto de Londres Gatwick. Con la quiebra de Monarch el pasado otoño quedaron varios slots -franja horaria que se asigna a una compañía para su operación en un aeropuerto- disponibles, una oportunidad que IAG aprovechó para reforzar su posición en este aeropuerto londinense. Los slots adquiridos a Monarch han permitido a British Airways "lanzar nuevas rutas e incrementar sus frecuencias desde Gatwick", ha asegurado.

Walsh también se ha recordado que IAG mostró interés por comprar NIKI, la filial austriaca de la quebrada Air Berlin, ya que consideraba que podía aportar "valor real a la compañía y al mercado". Su oferta no fue exitosa, algo que recibieron "con decepción", pero se mantienen firmes en su creencia: IAG puede "contribuir significativamente al mercado y aportar más competencia y beneficios para los consumidores".

El presidente del grupo, Antonio Vázquez, también ha subrayado que "la consolidación es parte fundamental del ADN del grupo". Por esta razón, aunque las conversaciones con Norwegian no lleguen a ningún puerto, el holding analizará "las oportunidades que puedan tener sentido estratégico y financiero" en un entorno de consolidación del mercado, algo que va a seguir avanzando a medida que las aerolíneas combinen sus negocios o compren activos de otras compañías.

"Las alianzas y los negocios conjuntos han sido siempre para nosotros proyectos muy relevantes", ha indicado Vázquez. En este sentido, el presidente del grupo ha recordado que las autoridades de Brasil, Uruguay y Colombia ya han dado su visto bueno al acuerdo de negocio conjunto de British Airways e Iberia con Latam, anunciado en 2016, y que sólo queda que las autoridades chilenas se pronuncien al respecto.

Petroleo al alza

Vazquez ha aprovechado su discurso para hablar también de otro tema que preocupa al sector: el alza del precio del petróleo.

Según las últimas estimaciones de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), las aerolíneas generarán a nivel mundial este año un beneficio de 33,8 billones de dólares. La cifra supone un 12% respecto a la estimación anterior, realizada a finales de 2017, y una de sus causas es el impacto que tendrá el aumento del precio del combustible. IATA estima que este año el precio medio del combustible subirá un 27,5% respecto al año pasado.

El barril de Brent cotiza esta semana por encima de los 76 dólares, una diferencia de 30 dólares respecto a junio de 2017 y de más de 10 respecto a los valores de principios de año. En este escenario alcista, la irlandesa Ryanair se ha aventurado a afirmar que algunas compañías no sobrevivirán y quebrarán en 2019.

"Algunas compañías no pudieron ganar dinero con el petróleo a 40 dólares, por lo que no creo que sobrevivan a este invierno si el crudo se mantiene a estos niveles", dijo el CEO de Ryanair, Michael O´Leary en declaraciones a la CNBC.

Desde IAG han querido lanzar un mensaje de paz al mercado: gracias a su política de coberturas para afrontar la variación del precio del combustible, tienen cubierto el 70% de sus necesidades para el resto de 2018.