María Helena Antolín, presidenta de Sernauto.

María Helena Antolín, presidenta de Sernauto. Pedro Barroso

Empresas

Trump y el 'brexit', los frenos que afectan al sector de la automoción

Las empresas de automoción han facturado más de 35.000 millones de euros en 2017.

Un hombre y una mujer son los encargados de crear cierto recelo en el sector de la automoción. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera minsitra del Reino Unido, Theresa May, son los principales culpables de crear un clima de nerviosismo después de cerrar un ejercicio casi inmaculado. Y es que el Brexit, los aranceles a los automóviles y a la metalurgia pueden poner en jaque el crecimiento sostenido durante los últimos años.

Según los datos presentados por Sernauto (Asociación Española de Proveedores de Automoción), las exportaciones de las compañías españolas ya suponen el 55% de la facturación total del sector. Durante el 2017, las empresas ingresaron en sus arcas un total de 36.240 millones de euros y las ventas fuera de las fronteras españolas ya sobrepasan los 20.000 millones.

Por tanto, la dependencia de las exportaciones en este sector son capitales. Hablar de conflictos políticos como el Brexit y los aranceles que quiere imponer la Administración de Estados Unidos es necesario porque son, cuanto menos, un inconveniente. Las empresas españolas que se dedican a la automoción venden un 4% al país norteamericano y 10,3% a Reino Unido del total de la mercancía que sale hacia la Unión Europea.

De momento, las cuentas no se han resentido con los posibles aranceles que propone Donald Trump a los automóviles europeos. Para eso habrá que esperar, al menos, un año. Pero la inestabilidad política, aduanera y monetaria en Reino Unido ya se ha dejado notar. Durante 2016, las ventas se redujeron un 7% y durante 2017, un 4%. Es decir, que en casi dos años los ingresos han menguado más de un 10% en el mercado anglosajón. “Entre otros factores ha intervenido la depreciación de la libra y el descenso de la venta de coches en Reino Unido”, aseguró María Helena Antolín, presidenta de Sernauto.

Conversaciones con los estamentos políticos

En este sentido, desde la patronal de la automoción quieren ser cautos y no precipitarse. Aunque, eso sí, sin cruzarse de brazos. Por ello, Sernauto asegura que ya han transmitido su postura a los diversos estamentos políticos, tanto nacionales como internacionales.

Respecto a las instituciones del Reino Unido, José Portilla, director general de Sernauto, recalcó que han tenido diversas reuniones con la embajada británica para mostrar la situación. “Primero necesitamos saber si van a seguir en la Unión Aduanera o no. Luego esperaremos a no haya esas barreras arancelarias para poder continuar con nuestro comercio exterior”, indicó. A pesar de los nubarrones del Brexit, el directivo aseveró que UK “valora muy positivamente este sector y que tiene una gran conciencia para que todos sigamos remando en la misma dirección”.

Con el discurso de Donald Trump, Sernauto no cambia su postura y Portilla pide “un marco regulatorio de libre intercambio ya que es el segundo destino de exportaciones”. Además, avisa de que si el presidente de Estados Unidos decide imponer sus medidas arancelarias “harán oír nuestra voz hablando con la Unión Europea para que su posición sea tajante”. A su vez, el director de la patronal aplaudió el acuerdo NAFTA entre Europa y Norteamérica.

La batalla con las tecnológicas

El futuro de los coches pasa, en gran medida, por la automatización: coches autónomos, conectados y con un equipamiento tecnológico como si estuviésemos en casa. Este hecho no pasa inadvertido para Sernauto y ya ‘vigila’ a los nuevos actores dentro del sector de la automoción.

Tesla o Uber son algunas de las empresas tecnológicas que trabajan constantemente en el desarrollo de vehículos inteligentes y autónomos. A pesar de reconocer que existen nuevos agentes, la patronal asegura que “debemos integrarlos dentro de nuestro ecosistema” dado que “nuestras piezas serán fundamentales para el ensamblaje de los coches”. Por ello, la presidenta de la asociación no cree que los nuevos entes sean competencia puesto que “deben apoyarse en nosotros porque la experiencia del desarrollo tecnológico en nuestras piezas es infinitamente superior”.

Cie Automotive, Gestamp y la Bolsa

Las dos grandes del sector siguen tirando de la automoción. La facturación de Gestamp (8.202 millones) y la de Cie Automotive (3.724 millones) representan un tercio de la total, según los datos ofrecidos por Sernauto esta misma semana.

Además, estos dos colosos atraviesan un momento dulce sobre el parqué. De hecho, Cie ha sido la última compañía en sumarse al prestigioso club del Ibex 35 y el próximo 18 de junio comenzará a cotizar con las empresas más poderosas en España. Por otra parte, Gestamp también vive días de rosas y vino en Bolsa y sonó como seria candidata a ocupar el lugar que finalmente se adueñó su ‘colega’.

Este hecho es motivo de orgullo para Sernauto ya que da una “gran visibilidad al sector y demuestra la fortaleza” de la automoción. “Es un motivo de orgullo que puedan salir al mercado a buscar financiación”, valoró José Portilla.