Acacio Rodríguez, presidente de Duro Felguera.

Acacio Rodríguez, presidente de Duro Felguera.

Empresas

Duro Felguera cuestiona las intenciones de los Arrojo y de Petroza tras ser acusada de ocultar información

El presidente, Acacio Rodríguez, asegura que nadie del fondo de inversión mexicano se ha puesto en contacto con la compañía.

Andan calentitos los ánimos en Duro Felguera. La compañía que preside Acacio Rodríguez reclama tranquilidad ante los cruciales momentos que vive la empresa, pero el entorno está más revuelto de lo que se esperaba a escasas horas de que se celebre la junta de accionistas que aprobará la ampliación de capital de 125 millones que debe garantizar su futuro.

Rodríguez cree que en las últimas horas ha habido algunos movimientos destinados a desestabilizar la compañía, que provienen del fondo mexicano Petroza y de la familia Arrojo que, a través de Inversiones Somió, controla el 24% de Duro Felguera.

Esas acusaciones las ha vertido en la presentación del plan estratégico de la compañía de cara a los próximos años, y van en referencia a la denuncia presentada por Petroza ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores. En ella, y como ha adelantado EL ESPAÑOL, se acusa a Duro Felguera de ocultar información al mercado; sin embargo, el presidente de la asturiana niega tener constancia de su existencia.

La CNMV no nos ha comunicado nada, nos dicen que no se ha presentado”, asegura Rodríguez. Sin embargo, fuentes consultadas por este periódico insisten en que el escrito se presentaba el pasado día 11 a las 19:20 de la tarde de forma telemática ante el regulador.

Quién es quién

El presidente de Duro Felguera cree que la figura del fondo mexicano no está nada clara. A su juicio habría que intentar averiguar la relación que existe entre la familia Arrojo -y el expresidente Ángel del Valle- y Petroza. No sólo eso, es que la compañía dejar entrever que podría tomar acciones legales contra el fondo por actuar como “un dinamitero”, intentando hundir las posibilidades de rescate de la compañía.

La actual dirección quiere “comprobar” si la carta a la CNMV “existe o son sólo amagos”, porque entonces “¿qué es lo que están haciendo?”, se preguntaba Rodríguez.

Pero no sólo eso, solicita que se aclare cuál es la situación en la que se encuentran las acciones de Somió Inversiones en Duro Felguera. “Primero anunciaron que era una venta y Petroza se hacía con las acciones en Duro Felguera, luego comunicaron que era una opción y que había una due dilligence de por medio. ¿Están simulando una venta cuando no la hay? ¿Se está intentando manipular?”, se preguntaba.

Todo ello aderezado por el hecho de que “nadie se ha puesto en contacto con nosotros. No hay noticias de Petroza, ni nos ha pedido ni un sólo papel para hacer la due dilligence de la que se habla”, sostiene el presidente de la ingeniería que califica de "estrambótica" la posibilidad de que Duro Felguera tenga a Petroza como máximo accionista.

Desde la dirección de Duro Felguera aseguran que se esperaban maniobras que intentaran enturbiar el ambiente, sobre todo porque Del Valle -que actualmente es consejero- siempre ha apostado por la suspensión de pagos en lugar de una reestructuración y posterior ampliación de capital. Así que, ante esta situación, Rodríguez recuerda que “si hay un disidente lo será hasta el último día, pero si hay posibilidades de salvar la empresa, y vemos muchas, seguiremos adelante”.

Lo que no quiso aclarar Rodríguez es si el consejo de Duro Felguera podría analizar la expulsión de Del Valle en los próximos días, aunque sí explicaba que “su actitud no ha gustado a la mayor parte de los consejeros, que lo han hecho constar” en numerosas ocasiones.

El plan de negocio

Así que, con este ruido de fondo, Duro Felguera trata de recuperar el impulso necesario para salir adelante. El plan de negocio que ha presentado a inversores contempla un beneficio cercano a los 170 millones para este año, de 36 millones el que viene y de 38 millones en 2020. Todo ello acompañado por EBITDA negativo de 30 millones para este ejercicio, que debería ser positivo en 2019, alcanzando los 32 millones de euros.

Para lograr ese giro drástico en los resultados del grupo, Duro Felguera apostará ahora por “la excelencia” y por “proyectos más pequeños”, tal y como ha explicado Javier García Laza, su director general de líneas de negocio. El objetivo es conseguir un pipeline de proyectos identificados de 7.335 millones en 2018, y de 15.000 millones en 2019; y unas ventas e 686 millones en 2018 que llegarán a los 1.000 millones en 2020.

La vía fundamental para llegar a estos números es la apuesta por el desarrollo de plantas de energías renovables y la eficiencia energética. Un área que debe pasar del 8% de la cartera actual a cerca del 39% en 2021, cuando termine el plan actual. “Esta es la única vía de crecimiento, porque están creciendo por encima de la media en materia energética”.

Las otras patas

La segunda pata sobre la que se sustentará el futuro de Duro Felguera es el del negocio del gas. Actualmente ocupa el 54% de la cartera, y pasará a ser del 37%. Por su parte, los que consideran negocios maduros -el handling de terminales o la calderería pesada- será el 24% al final del período. El objetivo es conseguir una cartera “balanceada” que permita afrontar los cambios de ciclo en los distintos sectores en los que opera la compañía.

Además, el nuevo plan de negocio contempla una inversión de 10 millones de euros en proyectos de innovación o compras, con el objetivo de complementar el modelo de negocio que se plantea para la empresa. ¿Áreas de interés? Sistemas de almacenamiento, regasificación, ciudades inteligentes, etc.

Duro Felguera quiere, además, buscar nuevos mercados en los que adentrarse, más allá de España, Unión Europea y Latinoamérica. La apuesta pasa también por adentrarse en mercados de alto potencial como el de Estados Unidos y Canadá, en donde ya cuentan con una alianza con Metco; Oriente Medio, en donde trabajan de la mano de ACEC -que por cierto podría entrar en el accionariado durante la ampliación- y Barata, que facilita el mercado sudafricano e Indonesia.

Esas alianzas que ya hay para entrar en esos nuevos mercados se van a potenciar en los próximos meses. El objetivo es mejorar el posicionamiento de Duro Felguera, asumiendo que -en algunas ocasiones- es mejor repartir el riesgo y el beneficio. Además, no se descarta a que si hay alguna oportunidad interesante de entrar en un proyecto, se podría estudiar. De este modo, Duro Felguera podría pasar a convertirse también en un posible ‘productor’ de energía renovable.

Este plan estratégico que ya conocen los inversores ha gustado al mercado. Los títulos de la compañía cerraban la sesión de este miércoles con un avance del 11,26%, síntoma de que -en general- ha gustado. Otra cosa es que vaya a servir para lograr cerrar la ampliación de capital de 125 millones de euros que se pondrá en marcha en las próximas semanas, y que debe estar cerrada antes de que acabe el mes de julio.