HBO da luz verde al primer proyecto escindido del universo Juego de Tronos

HBO da luz verde al primer proyecto escindido del universo Juego de Tronos

Empresas

Las operadoras ponen los cuernos a los canales con las plataformas

Hace ya algunos años los consumidores nos caímos del guindo. Netflix no iba a ser el gran repositorio global de contenidos audiovisuales, el Santo Grial de la televisión y el cine que, por diez euros al mes, nos dejase totalmente satisfechos.

De un lado, surgió HBO. Del otro, vimos aparecer a Amazon Prime Video. En EEUU tienen también a Hulu. AMC también ha trabajado en ello, como Fox con su Play. Hoy, tras el anuncio de Vodafone, vemos al canal AXN convertido en plataforma y con la posibilidad de ver temporadas completas de sus series como y cuando quieras.

Los operadores tienen perfectamente identificado el fenómeno y es Vodafone la que más deprisa ha empezado a implantarlo en su oferta de contenidos. Para las próximas temporadas, los ingleses han decidido dejar de lado el deporte y, a cambio, convertirse en los amos de las series y el cine. No sólo tienen ya integradas en su televisión los contenidos de Netflix, HBO y Filmin. También han comprado la oferta mayorista de cine y series de Movistar y, a través de AXN, han hincado el diente a muchos más contenidos.

Los azules siguen por el mismo camino, con la ventaja añadida de la producción propia. El año pasado, en una presentación ante directivos del grupo, José María Álvarez-Pallete ya habló de Movistar como una plataforma de plataformas y dejó entrever la posibilidad de llegar a acuerdos con los Netflix, Amazon, HBO y demás. El primero de estos acuerdos ya está en marcha, como anunciamos en primicia en EL ESPAÑOL y como confirmó después la operadora en un vídeo muy ingenioso.

¿Quiere decir esto que van a desaparecer los canales? La respuesta es que no. Pero si hasta ahora los españoles tenían un matrimonio con el zapping, muchos le están poniendo ahora los cuernos con el binge-watching. A veces, como muchos ciudadanos comparten las cuentas, la cosa tiene un punto de orgía.

¿Cuál es el rol del operador? Democratizar.

Uno de los problemas de la aventura de los españoles con las plataformas es que no todos pueden pagar por la fiesta. Coge la factura de tu cuádruple play y métele, por encima, un Netflix, un HBO y el Amazon Prime que te da derecho a ver Amazon Vídeo, y la cuenta se te sube un pico. Si además quieres meterle Filmin, la cosa es aún más onerosa. Para colmo, es un caos para usuarios más mayores que no quieren tanta complejidad. Existe una brecha económica y otra sociológica.

El operador, en este caso, actúa como puente, englobando en sus paquetes de servicio dichas plataformas, consiguiendo ahorros a la hora de comprar contenidos en masa gracias al sistema de compromisos mínimos garantizados y ofreciendo un todo en uno muy saneadito.

Los canales no van a desaparecer, se van a adaptar. Ya sucede con el fútbol, destinado a convertirse, a su vez, en una plataforma. ¿Pero qué futuro le quedan a los canales de pago convencionales? ¿Qué pasa con la publicidad como forma de financiación en un mundo en el que el consumidor paga más, precisamente, por no ver publicidad?

Nótese que he escrito poco de Sky, pero es por su casi total irrelevancia para el mercado y su escaso interés por el momento. Quizá levante cabeza, pero periódicamente se me olvida que existe. Una prueba más de que sobrevivirán los mejores canales y las mejores plataformas. Unos dentro del operador y otros fuera. Unos con publicidad y otros sin ella.

¿Qué nos falta por ver? Operadoras que sólo ofrezcan plataformas, no canales. Será un momento interesante. Y llegará. En telecomunicaciones tiende a haber de todo, como en botica.