Abertis dejó de cotizar el pasado mes de mayo.

Abertis dejó de cotizar el pasado mes de mayo. Mariscal / Efe

Empresas

Cie Automotive, elegida para cotizar en el Ibex 35

Tras la salida de Abertis, la compañía que cotizaba en el Continuo saldrá con un total de 77 millones de acciones.

El Comité Asesor Técnico ya ha emitido veredicto. CIE Automotive será finalmente quien ocupará el trigésimo quinto hueco del Ibex 35, una vez que los expertos del organismo hayan decidido que es la mejor opción.

Tras la salida de Abertis, una vez que fue adquirida por ACS y Atlantia el pasado 8 de mayo, se quedaba un hueco que debía rellenar el Comité Asesor Técnico del Ibex 35. Las apuestas eran muchas. Tanto CIE Automotive como BME, Viscofan o Gestamp eran las grandes preferidas de los analistas del mercado, pero fue CIE quien finalmente será la nueva ‘socia’ del selecto club del parqué español.

Esta modificación entrará en vigor a partir del día 18 de junio de 2018, después de que el ajuste del índice del IBEX 35 se realice a cierre de la sesión del día 15 de junio. La compañía llegó a facturar 3.724 millones de euros el año pasado y obtuvo un beneficio neto de 215 millones.

Por otro lado, el Comité Asesor Técnico también ha aprobado la modificación del coeficiente de Gas Natural, a raíz de los cambios experimentados en su capital cautivo. De esta forma, el coeficiente aplicable pasará del 60% al 40%, con un número de acciones de 400,27 millones.

Así se decide una entrada al Ibex 35

Pero para poder escalar a la zona más noble de las cotizadas, las compañías deben cumplir dos requisitos básicos. En primer lugar el CAT computa el volumen de contratación en euros en el mercado de órdenes durante el periodo de control, que en este caso incluye los meses de diciembre a mayo inclusive.

Así pues, para poder integrarse en el el Olimpo de las compañías bursátiles es indispensable que el tamaño del nuevo integrante sea equivalente a un 0,30% del valor medio del Ibex durante el periodo de control (unos seis meses) para acceder.

Por otra parte, la empresa que aspire a cotizar debe poseer un mínimo de cien accionistas con participaciones inferiores al 25% del capital mientras que sus beneficios de los dos últimos años deben ser suficientes como para repartir un dividendo del 6% del capital desembolsado. Otros criterios que se observan son la liquidez, que la compraventa de acciones sea ágil y haya un volumen de operaciones considerable.