Nadia Calviño en la jura del cargo.

Nadia Calviño en la jura del cargo.

Empresas TELECOMUNICACIONES

Alivio en el mundo digital: Calviño compensa la decepción de quedarse sin ministerio

La nómina de ministros de Pedro Sánchez conocida a última hora del miércoles dejó con un mal sabor de boca al mundo digital. Tanto las tecnológicas agrupadas en Ametic como las telecos representadas por DigitalES habían advertido en días anteriores de la necesidad de tomarse en serio los retos tecnológicos situando la transformación digital de la economía española como un elemento fundamental para hacerla más competitiva.

Unos retos que se hubiesen cumplido con mayor facilidad de la mano de un ministerio dedicado exclusivamente al mundo digital, según han indicado en privado buena parte de las empresas del sector y sus directivos. “Hubiese sido un gesto simbólico” indican, en línea con el peso que tiene el sector en los países de nuestro entorno y a la altura de su estructura en Bruselas, donde la agenda digital tiene rango de comisaría.

De hecho, Ametic fue más allá y pidió formalmente la creación de una Vicepresidencia de innovación, digitalización y reindustrialización. La patronal que agrupa empresas como Google, Facebook o Amazon indicó que el sector digital es "clave para el crecimiento de la economía y merece un tratamiento especial", algo que considera que debería reflejarse también en los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Nadia Calviño: "Me encuentro ilusionada por formar parte de un gobierno feminista"

Moderado optimismo

No obstante, la desazón inicial ha dado paso a un moderado optimismo al conocerse que las competencias de Agenda Digital y Telecomunicaciones quedarán bajo la tutela del nuevo Ministerio de Economía y Empresa que será dirigido por Nadia Calviño.

Las fuentes consultadas por este diario coinciden en señalar que hubiesen preferido tener ministerio y que la Secretaría de Estado no cambiase de ministerio por segunda vez en cinco años: con José Manuel Soria estuvo en Industria, con Álvaro Nadal en Energía y ahora con Calviño en Economía.

Pese a ello, el hecho de que estas competencias estén bajo la tutela de Calviño es una buena noticia. La nueva ministra era hasta hace unos días la funcionaria española de mayor rango en la Unión Europea, lo que le ha hecho ganarse un gran respeto de todas las instituciones comunitarias. Calviño conoce como nadie el funcionamiento de Europa y de sus instituciones y tiene contactos del más alto nivel, que le permitirán estar en sintonía con las prioridades europeas: el despliegue del 5G y el calendario para liberar el dividendo digital.

Calviño también es conocida en el sector porque ha despachado habitualmente con los secretarios de Estado del ramo. Ha tratado mucho, por ejemplo, con Víctor Calvo-Sotelo, responsable de la última Ley General de Telecomunicaciones, una de las pocas leyes de Mariano Rajoy que contó con el consenso de todos los sectores.

Competencias de Economía y Empresa

Además las competencias que tendrá Economía sobre el sector serán totales."Corresponde al Ministerio de Economía y Empresa la propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia económica y de reformas para la mejora de la competitividad, de desarrollo industrial, de telecomunicaciones y sociedad de la información, de desarrollo de la Agenda Digital así como la política de apoyo a la empresa, y el resto de competencias y atribuciones que le confiere el ordenamiento jurídico", indica el BOE de este jueves.

Analizando la redacción de estas competencias se asume que el futuro de todo el impulso empresarial estará recogido de manera transversal en todo el desarrollo de la agenda digital. De hecho, si analizamos las secretarías de Estado: de Economía y Apoyo a la Empresa y otra para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital, vemos que al menos la mitad del foco de este ministerio se centrará en el sector.

¿Y cuáles son los retos? DigitalES lo dejaba claro este miércoles: el desarrollo del 5G, la regulación de los servicios digitales, la adaptación al Reglamento de protección de datos (GDPR) de la UE, el impulso de la Industria 4.0 y la gestión de la educación y el mercado laboral en el entorno digital.

Restos del nuevo gobierno

El nuevo Gobierno se encuentra con la subasta de la banda de frecuencias 3,6-3,8 GHz para el 5G ya lanzada, dentro del plan nacional de 5G aprobado a final de 2017, pero también tiene por delante el segundo dividendo digital y la hoja de ruta de la liberalización del espectro radioeléctrico de las televisiones que debe ser anunciado antes de que finalice junio, un documento que el anterior gobierno ya tenía prácticamente cerrado.

La nueva Secretaría de Estado de Sociedad de la Información y la Agenda Digital deberá poner también plazos a la subasta de 700 MHz, la más importante, la que permitirá el mayor despliegue comercial del 5G y la que reportará mayores ingresos al Estado.

Asimismo, tendrá además que regular los nuevos modelos de gestión y protección de los contenidos digitales y sacar adelante una nueva LOPD que está en tramitación parlamentaria para que se adapte al Reglamento Europeo de Protección de Datos.