Uno de los productos de Chic-kles Gum.

Uno de los productos de Chic-kles Gum.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Chic-kles Gum, los chicles valencianos que crecen a la velocidad de Mercadona

Tienen menos de diez años, pero en este tiempo ya han logrado facturar 30 millones más que en su primer año de vida, cuando ingresaron 3,8 millones por ventas. Su receta, ser el proveedor exclusivo de chicles y gominolas de Mercadona, la cadena de supermercados que ostenta un 24% de la cuota de mercado.

Después de salir de la turronera Meivel, Miguel Valldecabres (ex PwC) y Antonio Cabedo (ex Uría Menéndez) se lanzaron a fundar Chic-kles Gum en 2009. Su idea, recuperar sabores como la fresa ácida o la clorofila como los de la mítica marca Cheiw. Tras presentar el proyecto a tres cadenas diferentes, Mercadona les dio el 'sí, quiero' y se convirtieron en su interproveedor. La inversión inicial, un millón de euros

Una cifra que, apuntan fuentes cercanas, reunieron con su patrimonio y con financiación externa. Con ese millón comenzaron a trabajar en una planta en Riba-roja de Túria (Valencia), introduciendo sus productos en la mitad de los supermercados de Mercadona en junio de ese año. Entonces, con treinta personas en plantilla, solo envasaban. Al año siguiente, cuando comenzaron a producir en la planta, la compañía dio el salto a todas las tiendas de la cadena.

En mayo de 2012, Valldecabres dejó la compañía y traspasó su participación a Cabedo.

Se estira con la cadena

La compañía de chicles y golosinas es hoy una más de los 120 interproveedores y 700 proveedores con los que trabaja la cadena fundada por Juan Roig. Formando parte del primer grupo, Chic-kles Gum, que mantiene vínculos a largo plazo con la cadena, crece e invierte a un ritmo parecido al que lo hace Mercadona.

Destaca, no obstante, la inversión que la fabricante de chicles ha realizado durante 2017; así, invirtió 14 millones de euros frente a los cerca de 1,5 millones que venía invirtiendo en los últimos años. Según apuntan, se debe a la ampliación de sus instalaciones y los nuevos sistemas introducidos en las líneas existentes.

Durante el último ejercicio, cerrado por Mercadona con más de 1.620 tiendas, Chic-kles Gum facturó 33,3 millones de euros, un 31% más que en 2016. Su beneficio, sin embargo, se mantuvo similar en un millón de euros, debido, dicen, al lanzamiento de nuevos productos como los chicles en formato lámina o las grageas en bote.