El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal.  Efe.

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal. Efe.

Empresas ENERGÍA

Álvaro Nadal también arrebata a la CNMC el control sobre los peajes del gas

  • En octubre de 2017 el Gobierno ratificó su competencia para fijar los peajes eléctricos, un decreto recurrido por el regulador.
  • Bruselas exige a todos los estados miembros que la facultad para fijar tarifas esté en manos de organismos independientes.

El Ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, se ha adjudicado la capacidad de fijar los peajes del gas, una parte importante de la factura de este suministro que intenta compensar las inversiones de las empresas del sector. Esta decisión, publicada en el BOE del pasado sábado, arrebata de facto esta facultad a la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) y reabre la guerra entre el regulador y el Ministerio.

Las modificaciones han sido aprobadas en el consejo de ministros del viernes pasado y publicadas en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del sábado mediante el Real Decreto 335/2018, de 25 de mayo, “por el que se modifican diversos reales decretos que regulan el sector del gas natural”.

Entre estos cambios el Ministerio de Energía se atribuye todas las facultades de fijación estos peajes, establece el cálculo de los mismos y la modificación de este procedimiento si fuese necesario. Una decisión que deja a la CNMC solamente como un organismo que elabora informes preceptivos.

Bruselas defiende la tesis de la CNMC

De esta manera, el mismo decreto establece una estructura de peajes definida para servicios como la entrada al Punto Virtual de Balance desde la red de distribución, la salida desde el Punto virtual de Balance a planta de regasificación o el almacenamiento en el Punto Virtual de Balance.

Los peajes del gas -y de todos los servicios- son una forma de trasladan a la factura de los consumidores el coste de la inversión en infraestructuras de los operadores. Desde la CNMC defienden la facultad de calcular estos peajes como órgano independiente ajeno a los vaivenes e influencias políticas que podría tener el gobierno de turno.

Una postura que también defiende Bruselas. La Comisión Europea (CE) ha dejado claro en varias ocasiones que las competencias de fijación de tarifas corresponden a los organismos independientes. En ese sentido, en septiembre de 2016 remitió un procedimiento de infracción contra España porque la CNMC es el único supervisor europeo que no tiene estas competencias.

Guerra por los peajes de la electricidad

De hecho, la decisión del ministro Nadal de controlar los peajes del gas, echa más leña al fuego a la guerra que mantiene con la CNMC por la competencia para fijar los peajes eléctricos. En octubre de 2017 el Ministerio de Energía aprobó el real decreto que desarrolló la estructura orgánica y confirmó las competencias de Moncloa para fijar dichos peajes.

Dos semanas después de la publicación de esta decisión, la CNMC remitió al Gobierno un requerimiento pidiendo que reconsiderara esa decisión, con la advertencia de que interpondría un recurso. El Gobierno no modificó su criterio y en diciembre la CNMC presentó un recurso contencioso-administrativo ante el Tribunal Supremo para recuperar estas competencias.

¿Podría pasar algo similar en el gas? En el sector consideran que es posible, aunque advierten que la cuestión de fondo es el nuevo ataque que el Gobierno ha realizado contra el organismo regulador, a quien le vuelve a quitar competencias, pese a las advertencias de Bruselas en el tema eléctrico. “No es buena señal que se ataque nuevamente la independencia del regulador”, indican en el sector.

Inseguridad generada por el Ministerio de Energía

Estas fuentes también advierten del riesgo de que el gobierno fije los peajes y, en definitiva, los precios del gas y la electricidad, por la influencia política que pueden tener los gobiernos de turno en un tema que afecta directamente a los consumidores.

Finalmente indican que este tipo de decisiones son una pésima señal que no hace más que profundizar la sensación de inseguridad que vive el sector de la Energía en estos momentos, una inseguridad impulsada por el Ministerio dirigido por Álvaro Nadal.