Dimas Gimeno, recibiendo aplausos y saludos de trabajadores y clientes de El Corte Inglés.

Dimas Gimeno, recibiendo aplausos y saludos de trabajadores y clientes de El Corte Inglés.

Empresas DISTRIBUCIÓN

Dimas Gimeno utiliza un vídeo en el Hipercor de su hermano para hacer creer que los empleados le apoyan

Protestan por un vídeo en el que se puede ver al presidente saliendo entre aplausos del centro comercial que dirige su hermano.

Noticias relacionadas

Estupefacción en la plantilla de El Corte Inglés por el último capítulo de la guerra accionarial que se vive en la compañía. Se trata de un vídeo publicado en Youtube en el que se puede ver al presidente, Dimas Gimeno, abandonando un centro en medio de los aplausos de los trabajadores. Una grabación que ha sido utilizada por algunos sectores para intentar ‘posicionar’ a los empleados de los grandes almacenes del lado de Gimeno.

Sin embargo, la realidad dista mucho de ser lo que parece. Según explican algunos trabajadores de El Corte Inglés a EL ESPAÑOL se sienten “molestos” con los intentos por posicionar a los trabajadores de un bando o de otro. Recuerdan que ellos son parte de la compañía, y que su único objetivo es hacer su trabajo lo mejor posible. Es más, aseguran que la preocupación por lo que ocurre en las esferas de poder es mucho menor de lo que se está diciendo en algunos medios en las últimas semanas.

El vídeo, que se puede ver tras este párrafo, fue grabado en el Hipercor de San José de Valderas en Madrid y publicado por una supuesta plataforma que se hace llamar “Salvemos El Corte Inglés”, y en la que se vierten también comentarios contra las hermanas Marta y Cristina Álvarez.

Vídeo publicado en favor de Dimas Gimeno.

Se trata, además, del centro comercial que dirige Miguel Ángel Gimeno Álvarez, el hermano de Dimas Gimeno. Y según parece, la actuación de los empleados que aplaudían a su presidente es algo más habitual de lo que parece cuando un miembro del consejo de administración visita uno de los centros comerciales. Llegan, incluso, a preguntarse por qué no salen vídeos de otras visitas parecidas.

“Ocurre en todas las empresas. Si viene el presidente o un miembro del consejo de administración se invita a los empleados a recibirlos o a despedirlos”, apunta un trabajador. “Lo mismo ocurriría si vinieran Florencio Lasaga, Marta Álvarez o Víctor del Pozo”, porque a todos los miembros del consejo de administración “se les tiene un cariño especial”, señala. Una vinculación fruto del carácter familiar de El Corte Inglés, pero también de la cantidad de años que llevan todos ellos en la compañía.

Qué pasa con... El Corte Inglés

Así que los empleados consultados consideran que el vídeo está “sacado de contexto” para intentar favorecer a uno de los bandos. Algo que lamentan, ya que según ellos los trabajadores deben quedar al margen de cualquier disputa accionarial. Desde EL ESPAÑOL nos hemos puesto en contacto con el entorno de Dimas Gimeno sin haber recibido respuesta por su parte.

Una guerra que tendrá su próxima batalla este miércoles. Será entonces cuando se aprueben las cuentas de 2017, que presentarán un crecimiento superior al 10%, según dijo el propio Dimas Gimeno hace unas semanas. Unos números que no parecen ser puestos en cuestión por ninguno de los accionistas ni de los consejeros.

El papel del presidente

Sí hay discrepancias en torno a la estrategia a futuro de los grandes almacenes. Especialmente a la hora de entender el papel del presidente, como cargo meramente representativo, cuyas funciones ejecutivas recaerían en un consejero delegado. Es decir, el sistema que  se le impuso a Dimas Gimeno el pasado mes noviembre con la llegada de Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo y que, según fuentes de la empresa, se niega a asumir.

Pese a todo el miércoles no se abordará la petición de cuatro consejeros (Florencio Lasaga, Víctor del Pozo, Jesús Nuño de la Rosa y Carlos Martínez Echevarría) de un consejo de administración extraordinario para abordar la destitución de Gimeno. Una solicitud hecha en primer lugar de forma oral, y después en una petición por escrito.

El presidente tiene 30 días para convocarlo (hasta el 4 de junio), pero todo apunta a que no lo hará. Fuentes de su entorno explican que, a su juicio, no se cumplen los requisitos legales pues en la solicitud por escrito no están las firmas de los consejeros que la  apoyan, un síntoma -explican- de que las cosas no estarían tan claras sobre los apoyos que tienen las hermanas Marta y Cristina Álvarez, las hijas de Isidoro y que apoyaron la solicitud de los consejeros para abordar el cese de Gimeno.

En cualquier caso, y según los estatutos, transcurrido ese plazo los consejeros podrían forzar un consejo extraordinario para abordar la destitución de Gimeno. Una reunión en la que, teóricamente, Marta y Cristina Álvarez contarían con el respaldo de los dos consejeros delegados -Del Pozo y Nuño de la Rosa- así como de los representantes de la Fundación Ramón Areces, Florencio Lasaga y Carlos Martínez-Echevarría-.

Está por ver qué hará Manuel Pizarro, consejero independiente, quien parece decantarse, explican fuentes del consejo, por la neutralidad. Lo mismo ocurre con el jeque Hammad bin Jazzim bin Jaber al Thani. Fuentes cercanas explican que, por el momento, prefiere mantenerse al margen de la disputa familiar.

Salir a bolsa

Lo que sí parece claro es que en el consejo de este miércoles Dimas Gimeno intentará dar un golpe de mano para dar un giro a la situación. Su intención es la de poner encima de la mesa un plan estratégico cuyas líneas maestras pasarían por la salida a Bolsa una vez que la empresa mejor su rentabilidad. 

También va a proponer la entrada de nuevos consejeros independientes en el consejo de administración, según publica Europa Press, y reclamará información sobre la auditoría del departamento de seguridad. Un trabajo encargado a EY y que, según publica Expansión, habría sido cancelada por la auditoria. Cree que antes de dar los primeros pasos en analizar lo ocurrido debe ser el propio El Corte Inglés quien realice una investigación interna. Un documento que, después, debería servir como base para decidir si una auditoria externa debe o no llevar a cabo el trabajo de auditoría que ha pedido El Corte Inglés.