José Manuel Lara García renunció el pasado jueves al consejo de administración del Banco Sabadell por desacuerdos con la gestión de la patrimonial de su familia -Inversiones Hemisferio- en la entidad financiera. Con ello, el hijo de José Manuel Lara Bosch, acelera el fin del pacto acordado por las principales familias catalanas hace doce años para proteger al Sabadell de inversores hostiles.

Noticias relacionadas

Un pacto instrumental que en la actualidad carece de sentido, por las nuevas regulaciones europeas y porque los miembros más destacados de la burguesía catalana han ido abandonando el banco tras el desplome de la acción del Sabadell y la pérdida de valor de sus inversiones impulsadas hace más de una década.

José Manuel Lara García dejó el consejo del Sabadell, y con ello, dejó sin asiento a los dueños de Planeta. El mismo camino que emprendió el fundador de Mango Isak Andic, que salió en septiembre de 2013, y Joaquín Folch-Rusiñol, dueño de Pinturas Titán, que hizo lo mismo en junio de 2017. Las tres familias, a través de sus patrimoniales, conforman a día de hoy Famol Participaciones SL, una sociedad constituida en 2006 exclusivamente para adquirir acciones de Sabadell.

José Manuel Lara García, en una imagen de archivo. Efe

Pacto para bloquear accionistas externos

A mediados de 2006, La Caixa confirmaba su interés de abandonar el capital de Banco Sabadell y vender su 12,45% que poseía de la entidad financiera, cinco años después de que entrase en su capital para blindarlo de asaltos hostiles en su debut en bolsa. Un movimiento al que siguió un gran pacto de las principales familias presentes en el banco para adquirir esta participación y bloquear el acceso de inversores externos.

Un acuerdo que incluyó a Josep Oliú, Héctor Colonques, dueño de Porcelanosa, Miguel Bosser, de Textil Bosser y Enrique Bañuelos (Astroc) además de los citados Andic, Folch-Rusiñol y Lara Bosch, padre de Lara García. Junto a UBS -que se quedó con un 2,9%- y a través de sus patrimoniales y participaciones propias, compraron el 12,45% de La Caixa, con lo que las familias catalanas elevaron su participación hasta el 15% del total de la compañía, constituyendo el nuevo núcleo duro del banco.

El pacto parasocial que firmaron les obligaba a votar conjuntamente y limitaba su venta. Famol Participaciones adquirió 81,6 millones de acciones de Banco Sabadell a un precio de 6,09 euros, un valor total de 489,6 millones. Andic, Folch-Ruiseñol y Lara Bosch pasaron a formar parte del consejo del banco presidido por Josep Oliu, con lo que su sociedad instrumental se convirtió en una de las de mayor peso dentro del banco.

Isak Andic, fundador y presidente de Mango, en una imagen de archivo.

Famol mantiene el 1,7% del Sabadell

En 2007, declararon el 5% del capital del Sabadell. Otros tiempos en que las históricas familias se felicitaban por haber logrado mantener el control del segundo banco de Cataluña. No obstante, la caída de la acción de la entidad financiera y las nuevas normas societarias rompieron la alianza y han terminado por certificar el fin de un pacto que duró doce años.

En estos momentos Famol -que aglutina a los tres últimos supervivientes del pacto de 2006- sin contar a Josep Oliú, mantiene poco más del 1,7% del Banco Sabadell tras reconocer pérdidas de 216,7 millones en 2015 y de 48,3 millones en 2016. Desequilibrio atribuido íntegramente a los sucesivos deterioros de sus activos -las acciones del Sabadell- que compraron a seis euros y que hoy tienen un valor de mercado de 1,59 euros.

Joaquín Folch, responsable de Pinturas Titan.

Famol sigue hasta 2021

En este contexto, Lara García abandonaba el consejo de Sabadell, un puesto en el que sustituyó a su difunto padre -Lara Bosch- en 2015, y dejando el último sillón reservado a un miembro del pacto familiar de 2006.

Fuentes del mercado explican la salida de las familias del consejo por las nuevas normativas de los reguladores europeos, que exigen a las empresas cotizadas un consejo con mayor número de independientes y menos representantes directos del capital.

Con todo, Famol sigue con su inversión Sabadell. Las cuentas de 2016 reflejaban que se renovaba el compromiso de mantenerse en el capital hasta 2021. “Los tres socios de Famol Participaciones, S.L. han suscrito un pacto para social que restringe la venta desus posiciones en acciones de Banco de Sabadell, S.A. vigente hasta 2016 y con renovación tácita por períodos de cinco años. Durante el ejercicio 2016 se ha producido la mencionada renovación tácita por lo que dicho pacto ha quedado renovado hasta 2021”.