Parada de taxis en El Prat, en Barcelona.

Parada de taxis en El Prat, en Barcelona.

Empresas

Llegan los Uber chinos, dos apps focalizadas en el turista asiático

  • Sus nombres son Huan Bao Che y 168. Al parecer sólo trabajan con clientes de origen chino. 
  • Élite Taxi ha denunciado su funcionamiento ante el Ministerio de Fomento para que impida su proliferación. 
  • Cuentan con un millar de vehículos por toda España y carecen de licencia. 

Nuevo frente abierto en el sector del transporte. Cuando todavía no se ha cerrado la guerra entre el Taxi y Uber y Cabify, ahora algunas asociaciones de taxistas levantan la mano contra la competencia asiática que llega para luchar contra Uber y Cabify. Se trata de dos aplicaciones de origen chino, Huan Bao Che y 168, que han comenzado a operar en España y que no trabajan con licencias de alquiler con conductor (VTC).

Se trata de una denuncia que ha hecho ante el Ministerio de Fomento la Federación Española Élite Taxi, y a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL. En ella se especifica que los pasajeros de origen chino “son derivados a vehículos particulares”, y reclama a las autoridades que “tomen medidas” para poner punto final a su funcionamiento. Y es que, según aseguran en el documento, “operan con una demanda bastante alta”.

Tal y como ha podido contrastar EL ESPAÑOL de fuentes del sector, este tipo de servicios llevan tiempo produciéndose, y trabajan de una forma similar a la de UberPop. Es decir, se trata de conductores que se agrupan en torno a las aplicaciones, y que son quienes efectúan el transporte de los pasajeros que lo solicitan por distintos puntos de la geografía española.

Los cálculos de la Federación estiman que son cerca de un millar de vehículos en toda España, que operan fundamentalmente en aeropuertos, restaurantes de origen asiático, hoteles y puntos turísticos de interés.

De hecho, en la documentación entregada a las autoridades por parte de Elite, aparece también un completo listado de vehículos que utilizan, los lugares en los que efectúan la recogida de pasajeros, así como la forma en la que esperan a sus clientes.

Complicados de parar

Al no estar censados como VTC, los coches de Huan Bao Che y 168 no están sometidos a sus restricciones. Así que sus conductores recogen a sus clientes en aeropuertos y estaciones con un cartel escrito en chino en la mano, en la que indican el servicio de Taxi.

Desde Elite, su portavoz, Tito Álvarez, explica que resulta muy complicado para la inspección inmovilizar estos vehículos. El hecho de que sean turistas chinos complica mucho la comunicación entre los agentes y los clientes.

Al parecer, la normativa indica que la Policía, una vez que detecta un vehículo realizando actividades ilegales de transporte de pasajeros, debe separar a los clientes y al conductor. Una vez que constatan que ha habido una transacción económica, se procede a inmovilizar el coche. Sin embargo, con este tipo de clientes está resultando más complicado.