microbus autonomo telefonica 5g

microbus autonomo telefonica 5g

Empresas TELECOMUNICACIONES

No es oro todo lo que reluce en el 5G: no habrá despliegue comercial antes de 2020

  • Las operadoras hablan de un despliegue de cinco o seis años con inversiones de “miles de millones de euros”.
  •  

Noticias relacionadas

Telefónica sorprendía este fin de semana con unas declaraciones que ponían paños fríos al despliegue de la tecnología 5G en España. El  director de Estrategia y Desarrollo de Red e Infraestructuras de Tecnologías de la Información (TI) de Telefónica España, Javier Gutiérrez dejó claro que faltan muchos pasos por cumplir y por sus palabras se deduce que la operadora no se arriesgará recursos ante un mercado incierto.

Telefónica confirmaba que no realizarán despliegue comercial -el consumidor final- antes de 2020, porque el mercado no está maduro y no quieren realizar inversiones a ciegas. Una opinión compartida por todos sus competidores, según ha podido confirmar EL ESPAÑOL con el resto de compañías que indican que, de momento, no se emprenderá ningún movimiento en este sentido antes de que se libere completamente el espectro radioeléctrico, fijado en junio de 2020 por la Unión Europea.

Esto no significa que las compañías de telecomunicaciones no inviertan en 5G. De hecho, sus pruebas piloto y desarrollos en fase beta seguirán su marcha. La única diferencia es que ahora confirman que no llevarán 5G a sus clientes residenciales antes de 2020, una decisión que por lo demás se intuía en el mercado.

"No es una necesidad del mercado"

Gutiérrez habló de un despliegue de cinco o seis años si se toma como referencia lo ocurrido en las anteriores, y supone un gasto a las operadoras de miles de millones de euros, tanto en compra de espectro como en nuevas antenas, equipos y redes. Unas fechas que también se manejan en el resto de las telecos.

Una decisión que refleja el actual clima de las 'telecos' frente al 5G: pocas certezas frente a una tecnología que los gobiernos de la Unión Europea -y los fabricantes- se empeñan en acelerar y vender como una realidad mucho más cercana de lo que se encuentra en estos momentos. Según dicen las operadoras en privado, la tecnología 5G es una necesidad de las autoridades, no del mercado.

Una necesidad impulsada por el afán recaudatorio y el negocio de las subastas, unos ingresos por adjudicación de espectro que irán íntegramente a las arcas fiscales de los países miembros de la UE. Un ecosistema en que las operadoras de telecomunicaciones son las que tendrán que hacer “grandes inversiones”, primero comprando las frecuencias y luego desarrollando y manteniendo la red.

Inversión en 4G y en fibra

Las telecos recuerdan que llevan un lustro soportando fuentes niveles de inversiones en el despliegue de 4G y de fibra óptica. De hecho, España es uno de los países europeos con mejor despliegue de fibra, lo que nos deja un enorme potencial de desarrollo y un camino “de varios años” por recorrer que todavía está inexplorado y que no se debería solapar con el comienzo del despliegue del 5G.

Entrando de lleno en el despliegue técnico. De momento, ni siquiera se han especificado los estándares de la nueva tecnología, y deberá pasar un año hasta que se tengan equipos que puedan adaptar estos requisitos de manera adecuada. Incluso si alguna operadora se aventurase a un despliegue precomercial el próximo año, tendrían que actualizar o cambiar prácticamente todos sus recursos técnicos a las nuevas especificaciones.

Banda de 700 Mhz 

Eso sin contar con las subastas. De momento, el espectro adjudicado solo sirve para realizar pruebas piloto. Se espera que antes del verano se adjudique el tramo alto de la banda de los 3,5 GHz, la primera habilitada para el 5G. Unas subastas a las que, en principio, se presentarán operadoras como Movistar, Vodafone, Orange y MásMóvil.

Pese a ello, las operadoras creen que hasta que no dispongan de la banda de 700 Mhz, la que deben liberar las televisiones en abierto, no se puede hacer ningún despliegue comercial real. Esta es la banda que tiene mayor cobertura a nivel nacional y utilizar otra sería aumentar el coste en ampliar la red de manera artificial.