Florentino Pérez, presidente de ACS y Giovanni Castellucci, CEO de Atlantia.

Florentino Pérez, presidente de ACS y Giovanni Castellucci, CEO de Atlantia.

Empresas

ACS y Atlantia logran el 78,7% de Abertis con su oferta pública de adquisición

 La OPA no ha logrado el umbral mínimo del 90% del capital (82% si se descontaba autocartera) que permitía activar el procedimiento de compraventa forzosa de las acciones restantes.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha dado luz verde a la oferta pública de adquisición (OPA) de Hochtief, filial alemana de ACS, sobre Abertis Infraestructura. ACS y Atlantia logran casi el 78,9% de la compañía de autopistas.

La oferta ha sido aceptada por un número de 780.317.294 acciones, que representan un 78,79% de las acciones a las que se dirigió la oferta y del capital social de la entidad, y un 85,60% de dicho capital descontando las acciones propias en autorcartera. 

En consecuencia, "la oferta pública ha tenido un resultado positivo", recoge el resultado sobre la OPA publicado por la CNMV al haber superado el 50% más una acción del grupo, el mínimo establecido. Este porcentaje de aceptación es clave para determinar el calendario para liquidar y cerrar la operación.

La OPA no ha logrado el umbral mínimo del 90% del capital (82% si se descontaba autocartera) que permitía a ACS y Atlantia activar el procedimiento de compraventa forzosa de las acciones restantes.

La operación conjunta entre ACS y la italiana Atlantia para hacerse con Abertis, valorada en más de 18.100 millones, dará lugar aun 'gigante' mundial de las infraestructuras. 

Financiación preparada

Los dos socios tienen ya el dinero listo para realizar la operación. La toma conjunta de Abertis se costeará con los 7.000 millones de euros que Atlantia, ACS y Hochtief aportarán a su sociedad instrumental y con la firma de un crédito de 10.000 millones.

Este préstamo se ha firmado con la misma veintena de bancos que financian a Hochtief la OPA, entre los que están Bankia, Santander, BBVA y Caixabank. 

El crédito se estructura en dos tramos, uno de 7.000 millones a largo plazo y un segundo tramo de 3.000 millones a corto que se prevé amortizar con emisiones de bonos y los recursos que se obtengan de vender las filiales de Abertis, Cellnex e Hispasat.