Dimas Gimeno quiere una nueva edad dorada para El Corte Inglés

Dimas Gimeno quiere una nueva edad dorada para El Corte Inglés

Empresas DISTRIBUCIÓN

Dimas Gimeno, un presidente en rebelión y con 'metralleta' en El Corte Inglés

Rechaza dimitir y está dispuesto a seguir al frente pese a la oposición del Consejo de Administración.

El mundo empresarial asiste estos días atónito a la disputa por la presidencia de El Corte Inglés. Una pelea por la primera posición de una de las empresas más importantes del país con 100.000 empleados y una aportación al PIB del 2,4%, según datos de KPMG. Una figura de máxima relevancia en su momento, bajo la particular batuta de Isidoro Álvarez, pero que ahora no deja de ser un puesto de representación a la luz de los últimos cambios introducidos en la compañía.

Una lucha de poder que mantiene las espadas en alto en un consejo de administración que se ha vuelto en contra de su presidente. Tanto es así que el propio Dimas Gimeno ha visto cómo cuatro de sus consejeros le han pedido que convoque un consejo extraordinario para debatir su cese o destitución. Una propuesta que parte de los ejecutivos, Víctor del Pozo y Javier Nuño de la Rosa; pero también de Florencio Lasaga y Carlos Martínez Echeverría.

Al margen, según las fuentes consultadas por EL ESPAÑOL, se quedaron las hermanas Marta y Cristina Álvarez quienes, sin embargo, sí que comparten el espíritu de la solicitud. Una petición por ahora oral, pero que podría ser ratificada por escrito en los próximos días; de modo que ahora Gimeno tendrá 30 días para decidir si accede o no.

Si no lo hace, y se consigue el apoyo de un tercio del consejo, se podría forzar la convocatoria. Pero el hecho de que se haya hecho en un primer momento de forma oral, deja abierta la puerta a un posible acercamiento entre las partes para alcanzar un acuerdo. 

Una guerra abierta, no reconocida, pero que se resume en una frase que se escucha en el entorno de los grandes almacenes estos días: “el presidente está en rebelión”, enfrentado a sus consejeros y, por ende, a sus máximos accionistas. Es decir, la Fundación Ramón Areces e IASA

Gimeno se atrinchera

La respuesta de Gimeno ha llegado este jueves a través de Europa Press.  Su entorno asegura que el objetivo del todavía presidente es trabajar para lograr una “gestión moderna y profesionalizada”, siguiendo la hoja de ruta impuesta por su tío, Isidoro Álvarez. Así que descarta cualquier tipo de oferta económica que le pueda llegar para abandonar el puesto de presidente.

Una posición que hace que en el entorno de El Corte Inglés empiecen a hablar ya de que no sólo está en rebelión, sino que dispara con metralleta contra todo lo que se mueve, sin tener en cuenta las consecuencias que puede tener sobre la compañía.

Pero no sólo el mundo empresarial contempla lo que allí ocurre. La banca tampoco le quita ojo. Su deuda de 3.650 millones de euros fue refinanciada a principios de año con el Santander, Goldman Sachs, y Bank of America Merrill Lynch.

Un acuerdo en el que intervinieron después, en un segundo escalón, otras 10 entidades e incluye un crédito puente por 1.200 millones de euros que será reemplazado por una emisión de bonos en el mercado de capitales. La idea era hacerlo antes del verano, pero la banca empieza a ver difícil que pueda llevarse a cabo.

Los bancos 

Fuentes financieras explican a EL ESPAÑOL que no hay riesgo para la operación, que la refinanciación está garantizada. Ahora bien, sí explican que están preocupadas por el cariz que están tomando los acontecimientos.

Una preocupación que no es tanto por la disputa interna, como por el tiempo que se está perdiendo -señalan- en readaptar la estrategia de El Corte Inglés para luchar contra Amazon y, al mismo tiempo, apuntalar la mejora de los resultados que se han visto en los últimos cursos.