Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España.

Antonio Coimbra, CEO de Vodafone España. Agencia EFE

Empresas TELECOMUNICACIONES

Vodafone se suma a la guerra de la fibra y también duplica su velocidad

Movistar y Orange ya habían elevado el listón hace unas semanas dejando el mínimo para este segmento en 100 megas.

Vodafone finalmente ha movido ficha y duplicará sus gigas de fibra óptica en el hogar, al igual que Orange y Movistar. Según ha informado ADSL Zone, a partir del mes de julio comenzará la duplicación de la velocidad de bajada de forma progresiva sin afectar al precio de la cuota mensual.

De esta forma, la modalidad con 50 Mbps pasará a contar con 100 Mbps, la modalidad con 120 Mbps pasará a contar con 240 Mbps y la modalidad con 300 Mbps pasará a contar con 600 Mbps. La modalidad de 1 Gbps no recibirá cambios y seguirá siendo solo de bajada.

Con este movimiento, las tres grandes operadoras dan un salto importante de calidad en un mercado que mantiene los 30 megas como su velocidad más frecuente entre los clientes. La nueva estrategia es duplicar la velocidad de las conexiones aprovechando el gran despliegue de fibra y 4G que ha logrado el mercado español.

Orange abrió la lata

Orange anunció el pasado 4 de abril la duplicación gratuita progresiva -hasta el verano- de la velocidad de todas las conexiones que ofrece a sus clientes de fibra óptica. Los paquetes con 50 megas pasarán a navegar a 100 megas y los de 300 se mudaban a 500, mientras que los clientes con 500 pasarían a tener una conexión de 1 giga. MásMóvil también oferta un giga, pero no es simétrico.

A mediados de abril Movistar confirmaba la duplicación de sus velocidades de banda ancha en el hogar. De esta manera, la operadora duplicaba de manera escalonada y a partir de este mayo, los 50 megas de su paquete Fusión básico hasta los 100 megas y el Fusión premium desde los 300 a los 600 megas. Nos referimos a fibra simétrica, es decir la misma velocidad de subida que de bajada.

30 megas, la velocidad más contratada

De esta manera, las tres grandes operadoras que concentran gran parte del mercado dejan en 100 megas el mínimo de velocidad para sus contratos de fibra óptica de hogar y el máximo de un giga.

Según los datos de la CNMC, a finales del año pasado, un 65% de los 14,2 millones de líneas de banda ancha fija tenían una velocidad contratada de 30 megas. Y de de los 9,4 millones de líneas con una velocidad superior o igual a 30 megas, el 42,6% tenía una velocidad contratada de 100 megas o más.