Mikhail Fridman, el magnate ruso convertido en el accionista mayoritario de Dia.

Mikhail Fridman, el magnate ruso convertido en el accionista mayoritario de Dia.

Empresas TOMA DE POSICIONES ANTE LA NUEVA ETAPA

Norges y Société Générale buscan sacar tajada de la llegada de Fridman a Dia

Tras la junta de accionistas, ambos inversores se refuerzan en la cadena y pasan del 3% al 5% del capital.  

Una semana después de la junta de accionistas de Dia, que certificaba la entrada en el consejo de Stephen DuCharme y Karl-Heinz Holland -los elegidos por el magnate ruso Mikhail Fridman para hacer valer su 25% del capital-, los movimientos en la cadena se suceden a todos los niveles.

En primer lugar, analistas consultados por EL ESPAÑOL dan por hecho que la sucesión en la presidencia de la hispano-venezolana Ana María Llopis, sobre la que se daba a entender en esa junta que se demoraría todavía unos meses, hasta 2019, podría acelerarse y consumarse mucho antes de lo que los muchos accionistas piensan.

El relevo de Llopis en la presidencia

Y a nadie se le escapa que, casi con toda seguridad, del tándem DuCharme y Holland saldría el sustituto de Llopis, con más cartas a favor del primero, el que fuera CEO de la cadena rusa X5, aunque otros no dejan de valorar las bazas con las que cuenta el que fuera consejero delegado de Lidl durante seis años. Menos opciones, pero opciones al fin y al cabo.

Mientras el relevo en la cúpula se sustancia, los mismos analistas dejan entrever la posibilidad de que, de manera paralela a la elección del nuevo presidente de Dia, Fridman esté valorando adelantar su desembarco en la cadena de manera efectiva.

Fridman valora adelantar la toma del 25%, prevista para el 2 de noviembre

En principio, y en virtud del acuerdo firmado, el pasado 19 de enero, entre Goldman Sachs y LTS Investment -la sociedad luxemburguesa controlada por Letterone Investments, el holding que utiliza el magnate ruso para gestionar sus inversiones-, no sería hasta el 2 de noviembre la fecha en la que Fridman ejecutaría la opción para adquirir ese paquete de 62,24 millones de acciones, equivalente al 10%, y que le otorgaría el 25% de pleno derecho.

Mientras todas estas cuestiones se aclaran, dos grandes inversores institucionales, como los franceses de Société Générale o Norges, el banco que gestiona los 850.000 millones de euros del fondo soberano de Noruega, han movido ficha en Dia tras la celebración de la junta de accionistas.

Estrategia similar de Société Générale y Norges en Dia

Ambos inversores lo han hecho siguiendo una estrategia similar, para pasar del anterior 3% que cada uno tenía al 5% del capital. Sendos paquetes que, a los precios en los que está cotizando Dia -en el entorno de los 3,83 euros en que cerraba el pasado viernes-, han costado unos 50 millones de euros.

En el caso del banco galo, el movimiento en Dia se produce casi tres años después de notificar la última operación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Entonces, comunicaba al regulador que había bajado del umbral del 3% para quedarse en el 2,956%, con más de 19,2 millones de títulos.

Ahora, Société Générale (SG) ha rebajado las acciones de Dia que realmente obran en su poder, hasta el 1,71%, pero se ha hecho con un 3,177% de la cadena, a través de varios productos financieros a futuro. Casi 20 millones de acciones, que potencialmente pueden ser adquiridas realmente entre mayo y junio de 2018.

En el caso de Norges, la nuevas compras en Dia se producen un año después de que, en mayo de 2017, se quedara con un 3%, desglosado en un 0,9% de acciones reales y otro 2,12% en derivados.

Ahora, el gestor del fondo soberano de Noruega ha decidido cambiar radicalmente de estrategia. Se ha quedado con 19,2 millones de derechos voto y ha rebajado el paquete de futuros al 1,78%. Ese 5% que ostentan en Dia, tanto SG como Norges, tiene un valor actual de mercado de unos 120 millones de euros.

Goldman se toma un respiro con los bajistas

Por su parte, Goldman Sachs -el socio de Fridman en esta operación para la toma de control de Dia- ha seguido, como estaba previsto, subiendo y bajando mínimamente de ese 10% que ya atesora y que traspasará en su momento a LTS, la sociedad luxemburguesa bajo influencia del magnate ruso de origen ucranio.

Movimientos de trading sobre los que Goldman parece haberse tomado un ligero respiro en los últimos días, y que se ha sustanciado en un ligero descenso en el porcentaje de las posiciones cortas, que la última renovación de la CNMV pondrá de manifiesto, para pasar de casi el 17% al 16%.