A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

Empresas

Bankia vuelve a lo grande al ladrillo: negocia 500 millones de crédito promotor

Ya sin las restricciones impuestas por Bruselas, la entidad ha prestado 54 millones para cuatro promociones. 

Acabadas las restricciones a la concesión de créditos a ciertos sectores, impuestas a Bankia por la Comisión Europea tras el rescate de 22.000 millones efectuado en 2012, la entidad financiera presidida por José Ignacio Goirigolzarri tienes gana de recuperar el tiempo perdido, especialmente en la actividad inmobiliaria.

Se busca sacar tajada al nuevo auge de un sector en el que se están cerrando cerca ya de 500.000 compraventas de viviendas, y en el que continúa en progresión los visados para la construcción de obra nueva. En 2017 se dieron licencias para más de 80.000 viviendas, y en 2018 se espera que los visados permitan la construcción de 100.000 unidades.

En este contexto, hace un año ya inició Bankia el proceso para incrementar la producción hipotecaria, con un novedoso producto exento de comisiones. Y ahora, la entidad ha iniciado con brío la concesión de crédito promotor.

54 millones para financiar 4 promociones

“De los 400 millones de nuevos créditos otorgados en el primer trimestre por el banco, 54 se destinaron a financiar cuatro promociones, y tenemos una lista de espera de 40 operaciones en marcha para conceder 500 millones más”, aseguraba José Sevilla, el consejero delegado de la entidad, durante la presentación ante los medios de las cuentas cerradas al 31 de marzo.

Para Bankia, esta fuente de ingresos futuros resulta clave para cumplir con los objetivos de su plan estratégico 2018-2020, de cara a llegar al final de plan a los 1.300 millones de beneficio neto, con un aumento del margen de intereses, de 600 millones, hasta 2.900 millones, y el avance de los volúmenes de crédito como a empresas, ya con una importante financiación a los promotores para nuevas obras. Números que permitirían elevar el capital por encima del 12% y, con ello, abonar a los accionistas en torno a 2.500 millones de dividendos durante el trienio.

En ese aumento del volumen crediticio, Bankia elevaba la producción de nuevas hipotecas a un ritmo del 18%, hasta 635 millones de euros, y un 14% la financiación empresarial, a casi 3.200 millones. En este apartado, destaca el 79% de crecimiento en operaciones de comercio, y esos 408 millones en créditos hasta ahora restringidos.

Hipotecas solo para clientes "que razonablemente puedan pagar"

Preguntado Sevilla sobre si apreciaba la existencia de una guerra hipotecaria, respondía en el sentido de que no van a variar la estrategia seguida hasta ahora.

“Solo daremos hipotecas a clientes con ingresos sostenibles que razonablemente puedan pagar, por lo que no consideramos, en absoluto, dar hipotecas por el 100% del precio de la vivienda. Se trata de un contrato a largo plazo y hay que hacerlo con todas las garantías, para el banco y también para el cliente, para evitar los errores del pasado”, reflexionaba el consejero delegado de Bankia.

Adelanto de la ejecución del ERE tras integración de BMN

Además de este aumento del crédito, la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri ya se ha quitado de enmedio, a todos los niveles, la integración de BMN. Solo quedaría por ejecutar en su totalidad el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), en base al acuerdo  alcanzado con los sindicatos el pasado 15 de febrero.

“La idea es adelantar la previsión para que antes de acabar 2018 esté cerrada la reestructuración de personal”, apuntaba Sevilla. En abril se han producido las primeras 1.180 salidas, hasta junio serán 455 los que salgan y los restantes 365 lo harán manera progresiva hasta final de año.

Complejidad en la distribución de los afectados por el ERE

En relación a esta cuestión, el consejero delegado reconocía que se han encontrado con “cierta complejidad en la distribución por zonas de los afectados y que se están tratando de recolocar personas de unas regiones a otras, aunque el volumen del problema cada vez es menor y todo estará razonablemente encajado a final de año”, explicaba.

En el cumplimiento de su plan estratégico, Bankia espera, como el resto de los bancos, el cambio de tendencia en la política de tipos. Ya están tardando. “Manejamos una subida de tipos durante 2019, pero esperábamos que ya a principios de 2018 que bajaran de los 19 puntos básicos negativos. Vamos con retraso, aunque todavía hay tiempo para acabar el ejercicio en una rebaja a un margen de entre 10 y 14 puntos básicos negativos”, razonaba el director financiero de Bankia, Leopoldo Alvear.

Respecto a otra cuestión recurrente, como es el ‘timing’ de la desinversión del FROB en el capital de Bankia, José Sevilla reconocía que “el mercado no ha ayudado en los últimos meses, y que seguramente el FROB esperará a que suba el precio por encima de los 4 euros por acción”. Los títulos de Bankia cerraban este viernes en 3,62 euros, con un retroceso en lo que va de año del 6,5%.