Concha Osácar, fundadora, junto a Fernando Gumuzio, de la gestora inmobiliaria Azora.

Concha Osácar, fundadora, junto a Fernando Gumuzio, de la gestora inmobiliaria Azora.

Empresas

La CNMV aprueba el folleto de salida a Bolsa de la gestora inmobiliaria Azora

Busca captar 500 millones de euros para invertir en hoteles y alquiler residencial, en solitario o junto a otros ‘players’.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha inscrito en sus registros oficiales el folleto informativo correspondiente a la oferta de suscripción de hasta 47.250.048 acciones nuevas de la gestora inmobiliaria Azora.

Azora es una de las principales plataformas españolas de inversión y gestión de activos inmobiliarios, con una clara orientación al mercado español. Azora es pionera en la identificación de nuevas oportunidades de inversión en clases de activos donde el capital institucional es escaso, así como gestionar inversiones complejas, donde ha conseguido obtener tasas internas de rentabilidad superiores al 20% sobre las inversiones realizadas hasta la fecha.

Azora se centrará en el segmento de alojamientos turísticos con un claro enfoque hacia el turismo internacional, esperando invertir los fondos netos obtenidos en la salida a bolsa en su mayoría en este segmento.

La gestora es pionera en este tipo de activos a través de la socimi Hispania, con una capitalización bursátil de 1.909 millones de euros, que es el mayor propietario de hoteles en España, con más de 13.100 habitaciones.

El segundo foco de Azora será el segmento residencial en alquiler y, en particular, aquellos productos de alquiler en los que se espera una mayor demanda, tales como el residencial en alquiler con oferta de servicios y el residencial destinado a la tercera edad. En el segmento residencial, Azora cuenta con una de las plataformas más grandes y con mayor experiencia del sector, desde la que gestiona, para sus fondos y para terceros, más de 11.000 viviendas por toda España.

Retornos de rentabilidad anual de entre el 10% y el 13%

Con esta ampliación de capital, Azora contará con capital permanente para invertir en sus principales áreas estratégicas, de manera individual y en paralelo a capital de otros inversores. El objetivo de Azora es obtener retornos de al menos entre 10% a 13% de rentabilidad anual a través de estas inversiones.

Estos retornos, junto con las comisiones de gestión e incentivos de éxito que se generarán a través de la gestión de fondos para terceros, llevan a Azora a apuntar a una rentabilidad objetivo sobre su propio capital de entre el 13% y el 17% anual.

Concha Osácar, socia fundadora de Azora, ha apuntado que “Azora cuenta ya con el apoyo de la comunidad inversora nacional e internacional a través de los fondos que gestionamos, tanto privados, como públicos como es el caso de Hispania. Con esta ampliación de capital, abrimos las puertas a que estos inversores puedan también invertir codo-con-codo con nosotros, a través de nuestro propio capital”.

Por su parte, Fernando Gumuzio, también socio fundador, ha señalado que “salir a Bolsa es un paso natural en nuestra trayectoria de crecimiento. Ser una compañía cotizada nos permite consolidarnos, dar visibilidad al posicionamiento líder de Azora en el mercado inmobiliario y diversificar y ampliar nuestra base accionarial. Pero, especialmente, nos facilita contar con la necesaria flexibilidad y agilidad para aprovechar las oportunidades de inversión que siempre hemos sido capaces de identificar a lo largo de los distintos momentos del ciclo”.

Tras la oferta, los actuales accionistas de la sociedad, Hermanos Bécquer y Baztán, sociedades controladas, respectivamente, por Fernando Gumuzio y Concha Osácar, contarán, en términos agregados, con entre el 32,7% y el 34,9% del capital social de Azora, en función de que se ejercite el green shoe de hasta el 10% de la oferta o no.

Además, ambos accionistas quedarán, sujetos a determinados compromisos de permanencia (lock-up) durante los 360 días siguientes al día en que comiencen a cotizar las acciones ordinarias de Azora en las Bolsas de Valores españolas.

La oferta se dirige a inversores dentro y fuera de España, e incluye una colocación entre ciertos miembros del consejo de administración, ciertos miembros del equipo gestor senior y empleados del Grupo Azora (en total, no más de 50 personas). Se espera que las acciones ordinarias de la Sociedad comiencen a cotizar en las Bolsas de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia el 11 de mayo de 2018 bajo el ticker “AZR”.

El precio indicativo de la oferta, orientativo y no vinculante, se ha fijado en 9,62 euros por acción, estando previsto que el precio final de la oferta se determine una vez finalizado el período de prospección de la demanda (que se espera tenga lugar en, o alrededor del, 9 de mayo de 2018).

Tomando como precio final de la Oferta el precio indicativo de 9,62 euros por acción de euros, Azora espera obtener entre 455 y 500 millones de euros, dependiendo de si se ejercita el greenshoe o no.

Goldman Sachs y UBS actúan como entidades coordinadoras globales de la oferta, mientras que Fidentiis, ING, JB Capital Markets, Jefferies y Kempen lo hacen como ‘colead managers’ y Norbolsa en calidad de ‘underwriter manager’.