Una regulación inflexible ha creado una situación en la que 66 municipios tienen mejores condiciones que el resto de los españoles a la hora de conectarse a Internet.

Noticias relacionadas

Cuando pensamos en fibra óptica es fácil recordar la fábula del ratón de campo y el ratón de ciudad, que se atribuye a Esopo. En ella, el ratón de campo viaja a la ciudad, donde su primo intenta impresionarle con los ricos manjares de la despensa. El problema es que hay gatos rondando, y el ratón de campo vuelve feliz a su madriguera sabiendo que es pobre pero, probablemente, vivirá más. Cuando hablamos de conexiones de súper banda ancha nos quedamos sin moraleja. El ratón de ciudad gana siempre.

La polémica surge con el lanzamiento de nuevas tarifas de fibra en Tuenti. La segunda marca de Telefónica -pronto pasará a ser la tercera- ha presentado dos conjuntos de tarifas iguales en precio, pero diferentes en características de gigas y minutos del móvil según la zona geográfica donde viva el cliente.

"En Tuenti teníamos que elegir entre; ofrecer las tarifas de la zona regulado a todo el territorio nacional, penalizando así a los clientes de la zona libre, u ofrecer dos ofertas distintas según la segmentación geográfica que la CNMC ha estipulado. Creemos firmemente que elegir la segunda opción era la mejor decisión, y no trasladar a los clientes de una zona el impacto de la regulación", explicaba la compañía tras el anuncio.

¿Pero por qué existe esta regulación y en qué consiste?

La CNMC ha separado España en dos conjuntos. En el primero, compuesto por 66 municipios, Telefónica no está obligada a alquilar sus redes a terceros porque se ha demostrado que otras operadoras tienen sus propios despliegues y pueden competir de tú a tú. En algunas zonas de Madrid, por ejemplo, hay fibra desplegada de hasta cuatro operadores: Telefónica, Vodafone, Orange y la fibra de Jazztel que se quedó MásMóvil.

En el segundo, el resto de España, Telefónica está obligada a ofrecer una oferta mayorista a sus rivales que se ha venido en llamar NEBA local y que se ofrece en zonas donde vive el 65% de la población. ¿Cómo se crea esta oferta? Telefónica diseña una propuesta y se la ofrece al regulador, que tiene que aprobarla. No es fácil. Tiene que establecer cuáles son sus costes y márgenes con precisión o el regulador se la tumba.

Obligada a hacer ofertas replicables

Telefónica, además, no puede ofrecer tarifas que su competencia no pueda replicar con la oferta que ha suministrado. Eso implica que al final, en estas zonas, todo el mundo termina ganando más o menos lo mismo y sin gran capacidad de competir en oferta. Se genera una situación de statu quo en la que normalmente el consumidor sale perdiendo.

Sin embargo, es más que discutible que estas zonas "no competitivas" sigan siéndolo. Ha habido dos importantes incentivos para los rivales de Telefónica en los últimos tiempos. El primero es que los precios de despliegue son más bajos que nunca, debido a que es una tecnología madura. El segundo es que han surgido alternativas en fibra, como Adamo en algunas zonas, que atacan territorios que supuestamente no tenían competencia. 

¿Qué debería hacer la CNMC? Desde Telefónica reconocen que ellos mismos preferirían una regulación más flexible. Cuando sus rivales instalan fibra en estas zonas pueden ofrecer precios sensiblemente más bajos que los azules, que están constreñidos por la regulación.

Una lista flexible

De esta forma, todo el mundo preferiría que la lista de 66 municipios, que quedó fijada en piedra en enero de 2017, fuese flexible. ¿Aumentan los despliegues de la competencia en un municipio? Éste pasa a incorporarse a la lista de los lugares donde las operadoras se enfrentan de verdad en precios.

El truco no está en desmontar una regulación que, mal que bien, ha demostrado su utilidad a lo largo de los años en España. Es que sea más eficiente y no dependa de revisiones periódicas sino, más bien, de una hoja Excel que vaya cambiando el resultado a medida que se incorporan nuevas variables. 

Está en juego reducir la brecha digital y hacer que la 'España vacía' lo esté menos. 

Lista de municipios: Albacete; Alboraya; Alcalá de Guadaíra; Alcalá de Henares; Alcorcón; Alicante; Almería; Alzira; Arganda del Rey; Badalona; Barcelona; Burgos; Cádiz; Castellón de la Plana; Cerdanyola del Vallès; Córdoba; Cornellà de Llobregat; Coslada; Dos Hermanas; Elche; Fuengirola; Fuenlabrada; Getafe; Gijón; Granada; Granollers; Guadalajara; Hospitalet de Llobregat; Huelva; Jaén; Jerez de la Frontera; Leganés; León; Lleida; Logroño; Madrid; Málaga; Mataró; Mislata; Móstoles; Murcia; Oviedo; Palencia; Parla; Paterna; Pinto; Reus; Las Rozas de Madrid; Sabadell; Salamanca; San Vicente del Raspeig; Sant Adrià de Besòs; Santa Coloma de Gramenet; Sevilla; Tavernes Blanques; Terrassa; Toledo; Torrejón de Ardoz; Torrent; Valdemoro; Valencia; Valladolid; Vigo; Vilafranca del Penedès; Vila-real; y Zaragoza.