A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

A la derecha, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, junto a José Sevilla, consejero delegado.

Empresas

‘Goiri’ quiere pescar pymes en las aguas del Santander-Popular

Bankia quiere crecer enempresas mientras su presidente desmiente tambores de fusión a corto plazo.

Valencia

Bankia quiere crecer en solitario. Al menos es la apuesta que se ha fijado su presidente, José Ignacio Goirigolzarri a corto plazo. Esto es en el horizonte 2018-2020, que es la duración del Plan Estratégico que presentará este martes la entidad a sus accionistas.

Un plan que pasa por tres patas: incrementar la base de clientes en 135.000 cada año; alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios del 10,8% y un balance sólido que le permita ser “el banco más rentable, eficiente y solvente”, según sus palabras.

Una de las patas centrales está en la banca de empresas ahora que se han acabado las restricciones de Bruselas. Y es que la parte corporativa y el acceso a capitales era territorio vedado para una entidad que, ahora sí, quiere lanzarse de lleno a por las empresas.

“En los últimos años  hemos crecido cerca de 50 puntos básicos, hemos mejorado nuestra posición y queremos seguir”, reconoce el propio Goirigolzarri. Y qué mejor ocasión que aprovechar, aunque no lo reconozca abiertamente, que el río de la fusión entre el Santander y el Popular. Un proceso que “seguro que saldrá bien y creará valor para sus accionistas”, dice el presidente de Bankia.

Popular y su liderazgo en pymes

Y es que en Santander-Popular está el ‘quid’ de la cuestión. Juntos acaparan cerca del 25% de la cuota de mercado de banca para pymes y se han convertido en el gran rival a batir por parte de todos. De hecho, el propio consejero delegado del banco rojo, José Antonio Álvarez, ya ha dicho en numerosas ocasiones a que aspiran a seguir creciendo en ese segmento.

Así que teniendo claro quién es el enemigo, Bankia busca incrementar su cuota de mercado hasta alcanzar, aproximadamente, el 8% en 2020, aumentando un 20% su actual base de empresas y consiguiendo que el índice de satisfacción ronde el 95% y, sobre todo, muy focalizado en la gestión del circulante, para lo que llevan trabajando desde hace más de tres años. De hecho, el crédito a pymes creció cerca del 30% el año pasado.

Una planificación que expondrá este martes a sus accionistas en Valencia, y a quienes tendrá que explicar -y al mismo tiempo convencer- de que en realidad no hay nada con otras entidades. “No me he sentado nunca a negociar con ningún competidor” decía este lunes a los periodistas, quienes le preguntábamos una y otra vez sobre la posibilidad de una fusión con el BBVA.

Balones fuera pregunta tras pregunta, para añadir que -además- eso de que recibe presiones del Gobierno sobre cuál debe ser el futuro de la entidad pública “es una leyenda urbana”.  

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, explica el plan estratégico a 2020.

Descartada la fusión, al menos en el corto plazo, ‘Goiri’ se deja querer: “estamos en el mercado y nunca se puede decir nunca jamás [...] aunque es una franquicia excelente y por eso cotizamos con prima respecto al resto de nuestros competidores”, señala orgulloso. Y añade que “tras la fusión entre Santander y Popular, Bankia es ahora mismo la mejor opción para alguien que quisiera hacer una operación corporativa”.  

¿Recuperar las ayudas?

Deseos y futuribles que no interesan al equipo de Bankia que mira al futuro que marca su Plan Estratégico. El tiempo dirá si es capaz -o no- de cumplir con todos sus objetivos. No sólo por posibles movimientos corporativos; también ante las exigencias fijadas: un beneficio de 1.300 millones en 2020 y elevar el 'pay-out' a sus accionistas hasta el 45%-50% de los beneficios, así como destinar toda el exceso de capital que se genere por encima del 12% ‘CET1 fully loaded”.

Es decir, repartir más de 2.500 millones de euros entre sus accionistas. Fundamentalmente, en este momento, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, FROB. Trabaja ahora llevar a cabo nuevos procesos de colocación que le permitan abandonar el capital de la entidad antes de que se cumpla el plazo legal en 2019.

¿Se recuperarán las ayudas? Esa es la cuestión que todo el mundo se hace. “Nosotros nos dejamos la piel” para maximizar la rentabilidad y el atractivo del Banco, dice el presidente de Bankia. Eso sí, recuerda que -hasta el momento- han logrado devolver 2.800 millones de euros, que es la cifra más elevada de los bancos que han recibido ayudas por parte del Estado.