Una imagen del nuevo logo del grupo Lufthansa durante su presentación en febrero.

Una imagen del nuevo logo del grupo Lufthansa durante su presentación en febrero. Reuters

Empresas

Lufthansa apuesta por el verano español: aumenta un 30% su oferta, hasta 2.600 vuelos

El grupo alemán, matriz de Lufthansa, Swiss, Austrian Airlines, Brussels Airlines y Eurowings, espera alcanzar los 11,5 millones de pasajeros transportados en España este año.

El sector turístico español está en muy buena forma y hay que aprovecharlo. Las cifras siguen al alza -con 8,3 millones de turistas llegaron a España en los dos primeros meses del año, casi un 4% más que en 2017-, y las perspectivas para el verano son buenas. Para sacar partido de esta situación el grupo alemán Lufthansa aumentará sus frecuencias desde y hacia España en un 30% durante esta temporada de verano, con lo que alcanzará los 2.600 vuelos semanales.

En total, las aerolíneas del grupo (Lufthansa, Swiss, Austrian Airlines, Brussels Airlines y Eurowings) conectarán 20 ciudades españolas con 25 destinos en Alemania, Austria, Suiza o Bélgica, incrementando sus frecuencias en un 30% en promedio.

Las ciudades españolas que más se beneficiarán de esta apuesta por el mercado español serán Valencia, que aumentará en frecuencias un 24%, Bilbao (20%) y Madrid (12%). Estas ciudades tendrán un total de 114, 158 y 242 vuelos semanales, respectivamente. Barcelona, en tanto, aumentará un 4%, hasta los 428 vuelos.

"España es uno de los mercados más importantes en Europa y para Lufthansa", ha asegurado Carsten Hoffmann, director general de Lufthansa Group para España y Portugal, en un encuentro con medios."Durante la temporada de verano, que empezó hace dos semanas y se prolongará hasta octubre, operaremos 800 vuelos semanales con origen o destino en una ciudad española. Esto supone un incremento de la oferta de la aerolínea Lufthansa de un 20% respecto a 2017". La principal aerolínea del grupo conecta doce ciudades españolas con Múnich y Frankfurt y ostenta un 7% de la cuota de mercado en el espacio aéreo español.

El directivo ha subrayado que la operación del grupo en el mercado español fue muy buena en 2017, con un récord de pasajeros desde y hacia España: 10,5 millones, un 17,4% más.

Las cifras de la aerolínea Lufthansa en solitario también fueron buenas: transportó a 3,7 millones de personas en España, un 9,4% más que en 2016. Y para este año la proyección dado este aumento de capacidad hace pensar que llegarán a los 11,5 millones de pasajeros entre las cinco aerolíneas del grupo, señala Hoffmann.

El año 2017 ha sido muy especial para la operación de Lufthansa en España con la apertura de dos nuevas rutas: Santiago de Compostela y, desde noviembre, Pamplona. "Ambas rutas están obteniendo resultados y niveles de ocupación muy positivos", asegura Hoffmann. 

Además, desde el próximo 28 de abril, Lufthansa conectará por primera vez Menorca con Fráncfort, con una frecuencia por semana. 

Vigilantes en Barcelona

Consultado por el impacto de la crisis política en Cataluña, que otras aerolíneas como Ryanair han reconocido y se han visto obligadas a bajar sus precios para mantener la ocupación, el directivo de Lufthansa Group ha señalado que ellos no han notado un descenso acentuado en los últimos meses de 2017 y que tampoco han necesitado ajustar sus tarifas.

Aun así, Hoffmann reconoce que siguen atentos, "vigilando la situación cada semana", ya que son conscientes de que "la incertidumbre y los retos" siguen ahí. "Vemos la situación en Barcelona como una oportunidad", ha dicho rotundo.

Renovación de la flota y digitalización

La aerolínea alemana está modernizando su flota con modelos más eficientes y respetuosos con el medioambiente. "Estamos introduciendo el A350, el avión de largo radio más moderno y sostenible. Ya opera rutas desde Múnich a destinos como Delhi, Boston, Bombay y Hong Kong", apunta Hoffmann, que recuerda que todos los vuelos de la aerolínea -sean de largo o corto radio-, incluyen comida y bebida a bordo independientemente de su tarifa.

La aerolínea alemana quiere aprovechar su buen rumbo -en 2017 logró beneficios récord, 2.364 millones-, y prevé invertir 500 millones en la digitalización de sus operaciones.

Este plan, que se extenderá durante los próximos tres años, tiene como objetivo personalizar al máximo la experiencia del cliente que vuela con ellos y adoptará medidas como la reducción del uso del papel o un servicio de check-in automático que permitirá a los pasajeros recibir su tarjeta de embarque sin tener que registrarse.