Trump muestra la medida, con su firma, que establece los polémicos aranceles.

Trump muestra la medida, con su firma, que establece los polémicos aranceles. Leah Millis Reuters

Empresas

El ‘telón de acero’ de Trump golpea duro a España, Arcelormittal y Acerinox

La decisión de imponer un arancel del 25% al metal extranjero podría dejar a España sin 324 millones de euros.

Donald Trump, ha puesto en vilo al sector metalúrgico español. Y particularmente al acerero. El presidente de Estados Unidos firmó el famoso 'impuestazo' de hasta el 25% en las importaciones de acero y aluminio.

Esta decisión del presidente estadounidense ha tenido sus efectos más inmediatos con la dimisión de uno de sus hombres fuertes dentro de su mandato. El asesor económico Gary Cohn abandonó su carrera política de la mano del presidente tras el anuncio de la más que posible subida de aranceles a la importación del acero (25%) y de aluminio (10%) tras varios roces por otras medidas durante la legislatura.




El ‘telón de acero’ de Trump




Pero el ‘impuestazo’ con el que Trump quiere blindarse también tiene sus consecuencias en España. Nuestro país cuenta con unas explotaciones acereras sobresalientes y la producción de acero bruto en España alcanzó los 14,4 millones de toneladas en 2017. Esta cifra supone un aumento del 5,7% respecto al 2017, lo que se traduce en buena marcha industria siderúrgica de la mano del mercado nacional y de un entorno internacional positivo, en un ciclo ascendente de las materias primas, según datos de la patronal Unesid (Unión de Empresas Siderúrgicas).

El proteccionismo de Trump supondría un fuerte revés a varias empresas siderúrgicas en España y a sus trabajadores. Según datos de la patronal de la siderurgia, existen cerca de 20.000 personas trabajando en este sector de forma directa y en la actualidad hay más de 70 plantas que se dedican al tratamiento del acero.

El negocio de las empresas siderúrgicas españolas en Estados Unidos representa el 6% de las exportaciones en la Unión Europa. El año pasado se enviaron hasta 377.169 toneladas, lo que significó una facturación total de 325 millones de euros, según datos de la Unesid. El presidente de la corporación, Andrés Barceló, indica a EL ESPAÑOL que, con la medida adoptada por Trump, “es impensable que se pueda seguir exportando a esta región”, debido a que “los márgenes se deberían ajustar tanto que sería ruinoso”. A su vez indica de “barbaridad” la ocurrencia del presidente estadounidense porque estas acciones podrían desencadenar una “guerra comercial innecesaria”.

Sobre las medidas que pueden tomarse, el presidente de Unised prefiere guardar cautela. “Confiamos en que la UE lleve a EEUU a la OMC para conseguir desmontar legalmente este disparate y que, en paralelo, se pongan medidas de salvaguardia que impidan una avalancha indiscriminada de importaciones en Europa”, resalta.

Las consecuencias más inmediatas

El telón de acero levantado por Trump supondría un “fuerte revés para la industria siderúrgica”, indica Barceló. Además, recalca que las peor paradas son las que mantienen su negocio dentro de nuestras fronteras. En España hay tres empresas que tienen filiales en Estados Unidos o países que no les afectará el impuesto: Tubacex, ArcelorMittal y Acerinox.

Las dos mayores empresas acereras españolas son ArcelorMittal y Acerinox. Entre las dos juntas poseen un volumen de más de 10.000 trabajadores (8.600 ArcelorMittal  y 2.700 Acerinox) y 14 fábricas (11 ArcelorMittal y 3 Acerinox), pero, a priori, no serán las más perjudicadas ya que Trump ha levantado el telón de acero a países como Canadá y México, dos localizaciones donde ambas compañías tienen líneas de negocios, amén de las plantas que tienen en los propios Estados Unidos.

En Estados Unidos, Acerinox tiene su filial, North American Stainless, con una producción del 35% del acero (1,1 millones de toneladas) que se consume en Estados Unidos. El año pasado facturó casi 2.000 millones de euros.

ArcelorMittal, por su parte, mantiene negocios tanto en Canadá como en México. En el caso de su división mexicana, la empresa ha asegurado que mantiene la promesa de invertir 800 millones de euros. El portavoz de ArcelorMittal en México dijo el viernes que el 80% del acero que la compañía produce en el país está destinado al mercado local -en parte para la potente industria automotriz, la mayor fuente de divisas que tiene México- y el 20% restante se exporta a EEUU, Canadá y otros mercados regionales y mundiales. En el caso de Canadá, Nafta (filial) cuenta con una cuota de mercado del 37% en dicho país.

Tubacex, por su parte, tiene una planta y durante 2018 abrirá una nueva para suministrar a Boeing y otros constructores de aeronaves. Además, la compañía informó que invertirá alrededor de 25 millones en su fábrica de Texas.

Tras el veto al acero extranjero, se abre un nuevo escenario y Barceló cree que hay nuevos mercados que amenazan a la siderurgia española como “el turco, el coreano o el ruso” ya que hay menos pastel para repartir.

¿Y en bolsa? El mercado se cebó durante la sesión del viernes en las grandes compañías siderúrgicas de España. A pesar de que tanto Tubacex, como ArcelorMittal y Acerinox poseen negocios en Estados Unidos no han podido frenar la volatilidad. Felipe López, analista de Self Bank indica que “es un asunto que está generando mucho nerviosismo en las bolsas”. El experto no se queda ahí y vislumbra que no se quede en el sector de la siderurgia y se derive una guerra comercial a nivel global que "impactaría a prácticamente todos los sectores en el parqué”.

Pero los riesgos no acaban ahí. El analista insiste en que “si Trump no baja el tono, veremos mayor volatilidad en los próximos días". Ésta iría creciendo a medida que los países afectados "vayan tomando represalias y anuncien sus propias políticas arancelarias en respuesta a EEUU”.

En cuanto a las empresas españolas, López argumenta que la principal “implicada es Acerinox”. “A priori su filial americana se vería favorecida por una menor competencia de acero extranjero. Sin embargo, si esta medida en concreto acaba derivando en una guerra internacional de aranceles Acerinox acabará viéndose arrastrada por el pesimismo que se respiraría en toda la bolsa. Es evidente que estas medidas proteccionistas le benefician ya que los productores extranjeros tendrán más complicado exportar a EEUU”, insiste. No obstante, el experto dice que “sin embargo, parte del mercado tiene la esperanza de que Trump recapacite una vez se de cuenta del perjuicio que estas políticas puedan causar”.

Sobre el parqué, Tubacex era la más castigada y durante la sesión caía un 2,47%. El precio se situaba en los 3,38 euros por acción y las últimas sesiones -al igual que el resto de los títulos siderúrgicos- sufrieron un verdadero rally debido a la incertidumbre. ArcelorMittal también notaba la nueva medida de Donald Trump y cerró un 0,83% en negativo el viernes con un valor de 26,23 euros por acción. A su vez, Acerinox, se sumaba a la dinámica negativa y retrocedió un 0,5% quedándose por encima de los 12 euros.