El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el presidente Antonio Brufau.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el presidente Antonio Brufau. EP

Empresas

Imaz ganó 4,03M como CEO de Repsol en 2017 y Brufau 1,2M como presidente

El consejo de administración de la petrolera ingresó 14,46 millones en 2017, un 13,6% más que el año anterior.

Josu Jon Imaz ganó 4,03 millones en 2017 como consejero delegado de Repsol, un 34% más que el año anterior. A su sueldo de 1,2 millones, la petrolera sumó 1,44 millones en concepto de retribución variable a corto plazo y 821.000 euros a largo plazo.

Además, recibió otros 177.000 euros en conceptos de remuneración fija y la misma cantidad por formar parte de comisiones del consejo. Además, la compañía aportó 254 millones a su sistema de ahorro a largo plazo, un fondo que acumula ya 1,6 millones.

El informe de remuneraciones de la petrolera, enviado este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), indica también que el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ganó 3,08 millones, un 5,8% más que en 2016. De ese monto, 2,5 millones son retribución fija y 589.000 euros corresponden a otros conceptos. 

El otro consejero ejecutivo junto a Imaz de la compañía, Luis Suárez de Lezo, percibió 3,19 millones de euros en 2017, un 10,9% más que en el ejercicio 2016.

En total, el consejo de administración de Repsol ganó 14,46 millones en 2017, un 13,6% más respecto al año anterior. Para el ejercicio de 2018, el consejo de la petrolera ha acordado mantener la remuneración fija de Imaz en 1,2 millones y de Suárez de Lezo en 983.000 euros. 

El beneficio más alto en seis años

La petrolera ha presentado este miércoles sus cuentas de 2017 con un beneficio de 2.121 millones, un 22% más que en 2016. La cifra supone, además, el mejor resultado en seis ejercicios y se ha logrado en un entorno de bajos precios de las materias primas gracias a la fortaleza del negocio y los planes de eficiencia, destaca Repsol.

Por segmentos, el área de Upstream aportó 632 millones, 12 veces más que el año anterior, gracias a importantes descubrimientos de hidrocarburos y un aumento de la producción hasta los 695 mil barriles equivalentes de petróleo diarios, tanto por el reinicio de actividad en Libia y nuevos proyectos en Trinidad y Tobago, Brasil y Reino Unido.

En Downstream, el resultado asciende a 1.877 millones, con una mejora del margen de refino en España hasta los 6,8 dólares el barril, un 7,9% más que en 2016.