Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España.

Ángeles Santamaría, consejera delegada de Iberdrola España.

Empresas

Iberdrola nombra a Ángeles Santamaría como consejera delegada para España

Hasta ahora, la directiva desempeñaba el cargo de directora de Renovables para Iberia e Internacional.

Iberdrola ha designado a Ángeles Santamaría como consejera delegada de Iberdrola España, tras la renuncia a principios de febrero de Fernando Becker

Desde 2015, la directiva desempeñaba el cargo de directora de Renovables para Iberia e Internacional. Como CEO del negocio en España de la eléctrica, reportará al consejo de administración de Iberdrola España y será la responsable de la cuenta de resultados del país, así como de la representación institucional de la compañía ante los órganos de gobierno e instituciones externas correspondientes.

La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán constituyó el 'subholding' Iberdrola España en 2014 replicando el modelo que el grupo ha construido en sus mercados de referencia. 

Entre los cometidos de la nueva consejera delegada estará el diseño y desarrollo de las políticas y estrategias generales en coordinación con los negocios, con el objetivo de maximizar los resultados y la rentabilidad de los activos, indica la compañía.

Santamaría es ingeniera industrial por la Universidad Pontificia de Comillas (ICAI) y PDG por la IESE Business School. Se incorporó a Iberdrola en 2001 como directora de Explotación, área en que se ocupó de la operación y mantenimiento y gestión de la energía de la compañía. Durante ese período logró la internacionalización de las operaciones de la compañía con la consecución de 6.000 megavatios (MW) de capacidad instalada en siete países.

En 2007 pasó a ser directora de Prospectiva y Tecnología, siendo la responsable global de asuntos regulatorios e I+D+i y miembro del equipo de dirección de Iberdrola Renovables.

Plan estratégico 2018-2022

Iberdrola presentó recientemente su nuevo plan estratégico para el período 2018-2022 que contempla una inversión de 32.000 millones que se destinarán, sobre todo, al negocio de Redes y al de Renovables. 

La meta de Ebitda para el fin del período está entre 11.500 y 12.000 millones y el 80% procederá de actividades reguladas o contratos a largo plazo. De ese monto, la mitad lo aportará el negocio de Redes y un 27% el de Renovables y, por divisa, el euro y el dólar serán las de mayor peso -un 35% y un 29%, respectivamente-. Además, según la compañía, el esfuerzo que se está haciendo en digitalización supondrá un Ebitda adicional de 600 millones para 2022.

En ese horizonte, el beneficio neto ascendería a entre 3.500 y 3.700 millones. Como referencia, las cifras del último ejercicio: Iberdrola cerró 2017 con unas ganancias de 2.804 millones y un Ebitda de 7.318 millones.

El negocio de generación en España es una de las piedras en el zapato para la eléctrica en los últimos trimestres. La eléctrica redujo su producción a nivel mundial en un 3,4% en 2017, hasta los 137.632 GWh, lastrada por la caída que se ha registrado en España.

El descenso de la generación hidroeléctrica a causa de la sequía ha hecho que la producción se reduzca un 17,3%, con descensos del 56,9% y del 42,6% en generación hidroeléctrica y minihidroeléctrica, respectivamente. 

Iberdrola redujo el impacto negativo de este negocio gracias a su internacionalización: la producción en Brasil aumentó un 35,5%, en México un 11,4% y en Estados Unidos un 1,2%.