José Aljaro, director general de Abertis.

José Aljaro, director general de Abertis.

Empresas CALMA TENSA

BlackRock se planta en Abertis a la espera de que ACS y Atlantia contraoferten

Tras las OPAs, la italiana mengua un 3,5% y Hochtief un 10,3%, de cara a pagar parte de la compra en acciones.

La lucha por hacerse con Abertis sigue abierta en múltiples frentes, a la espera de que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) acepte la OPA presentada por la alemana Hochtief, controlada al 71,7% por ACS.

Se daba por hecho que el visto bueno se hubiera concedido incluso el mismo día en que lo hiciera la Comisión Europea, pero no fue así. Dos semanas después de esa aprobación, el supervisor bursátil presidido por Sebastián Albella sigue sin dar su beneplácito al folleto de Hochtief.

También está pendiente que el Ministerio de Energía, con Álvaro Nadal al frente, dictamine sobre ambas ofertas en relación al 57% que Abertis tiene en Hispasat, el operador español de satélites de telecomunicación.

En el momento que la CNMV se pronuncie empezará a correr el plazo de 30 días para que los accionistas de Abertis acepten una u otra oferta. Y, hasta cinco días antes para acabar ese plazo plazo, tanto Atlantia como ACS (Hochtief), podrán mejorar el precio. Algo a lo que están obligados con esos 19,5 euros en los que la cotización de Abertis se ha situado en lo que va de febrero.

Atlantia, el primero en mover ficha

A partir de aquí, ante las diferencias entre una y otra oferta, será Atlantia la primera que mueva ficha, para elevar sus 16,5 euros por acción a una horquilla a determinar entre 20,5 y 21,5 euros.

Margen suficiente para superar los ahora 18,36 euros que ofrecerá Hochtief (tras descontar los 0,4 euros por acción del dividendo que Abertis abonará el próximo 20 de marzo), y esos 19,6 euros en los que está cotizando la concesionaria, ahora dirigida por José Aljaro, en calidad de director general, tras ser nombrado el exconsejero delegado, Francisco Reynés, presidente de Gas Natural.

La inevitable vía del sobre cerrado

Con la nueva oferta de Atlantia sobre la mesa, ACS se vería obligado a encaminar el proceso a la vía del sobre cerrado, con la referencia del último precio ofrecido por los italianos. La CNMV abriría las respectivas ofertas y, a la vista de ellas, la empresa transalpina tendría -al ser la primera que lanzó la OPA- una opción de mejora, siempre que la diferencia entre ambas ofertas sea inferior al 2%.

Mientras tanto, no pasa un día sin que los movimientos de ambos pretendientes se sucedan. A la comunicación, el pasado lunes, de Hochtief, la filial de ACS, de reducir el importe de su oferta (de 18,76 a 18,36 euros por acción de Abertis) por los 40 céntimos de dividendo por títulos que la concesionaria abonará el próximo 20 de marzo, se sumaba este miércoles la junta extraordinaria de accionistas de Atlantia.

Atlantia aplaza hasta noviembre la ejecución de la ampliación

En ella, el grupo italiano controlado por la  familia Benetton, obtenía el permiso para extender -del 30 de abril al 30 de noviembre- la ejecución del aumento de capital de casi 3.800 millones destinado a cubrir parte de su oferta. El resto, se pagaría con un préstamo sindicado, del que CaixaBank es una de las principales entidades financiadoras.

El consejero delegado de Atlantia, Giovanni Castellucci, justificaba esta ampliación del plazo de ejecución al reconocer que “los términos temporales no eran imaginables o predecibles cuando lanzamos la oferta”, y añadía, que, ahora, esta ampliación “parece un término razonable”.

La empresa controlada por la familia Benetton también lograba este miércoles modificar el periodo de no disposición de las acciones que emita. Ahora, en lugar de febrero de 2019 como la fecha fija inicial para esta disposición, se establece un plazo de 90 días desde la fecha de emisión.

La nueva oferta de Atlantia, en cuanto la CNMV apruebe la OPA de Hochtief

Aunque se había especulado que, en el marco de la junta de Atlantia, se plantearía el posible incremento de la oferta, Castellucci lo descartaba de plano. “La modificación de la OPA sobre Abertis solo la haremos cuando la CNMV apruebe la oferta de Hochtief”, decía el consejero delegado de la empresa italiana.

En este sentido, apuntaba el CEO de Atlantia, al ser preguntado por un accionista, que “no veía contradicción entre los 16,5 euros ofrecidos por Abertis y los 19 euros en los que lo valora el mercado, dado que este precio incluye posible sinergias”.

En esa junta de Atlantia estaba presente el representante de BlackRock, la macrogestora estadounidense que ostenta el 5,12% de su capital y que, también, aparece de manera significativa en el accionariado de ACS y en  Cellnex, la operadora de telecomunicaciones controlada al 34% por Abertis.

Millón arriba, millón abajo, BlackRock tiene en juego un montante de unos 2.600 millones en el conjunto de estas empresas. De cara a proteger sus intereses, en los últimos días BlackRock ha modificado su estrategia en Abertis.

Al igual que la firma irlandesa Burlington, Blackrock venía de un lento, pero progresivo aumento del capital acumulado en Abertis, que le llevaba, a principios de febrero, a situarse por encima del 4%.

BlackRock se planta en el 4% de Abertis 

Un umbral que, a tenor de los movimientos posteriores, no parece dispuesto a superar, aunque tampoco a diluirse en exceso. A los 19,5 euros en los que cotiza Abertis, ese 4% está valorado en unos 775 millones de euros.

El plante de BlackRock en Abertis, en ese umbral del 4%, se relaciona con la inminente puja que se va a abrir entre Atlantia y ACS (Hochtief) en cuanto la CNMV apruebe la oferta de la filial alemana del grupo de construcción presidido por Florentino Pérez.

La clave de la modificación del canje en las pujas 

En esas pujas, una de las claves va a ser conocer las variantes que ambos pretendientes van a introducir respecto a los canjes iniciales planteados, de abonar a los accionistas de Abertis en acciones -en lugar de en metálico- el precio a pagar por hacerse con el 100% de la concesionaria española.

En ambos casos, el tiempo ha jugado en contra de los intereses tanto de Hochtief como de Atlantia, pues sus cotizaciones han caído desde la fecha en que lanzaron la OPA por Abertis.

En el caso de la empresa italiana, el retroceso ha sido del 3,5% desde el pasado 15 de mayo de 2017, mientras que Hochtief ha visto cómo su valor en bolsa caía por encima del 10% desde el 17 de octubre del pasado año. Ante estos retrocesos, los accionistas de Abertis están presionando para que el porcentaje del pago en metálico sea superior en las nuevas pujas.