Una agencia de Halcón Viajes.

Una agencia de Halcón Viajes.

Empresas

Globalia se lo juega todo a la propuesta económica en el megacontrato de viajes

Viajes El Corte Inglés y la UTE formada por Nautalia y IAG7 le disputan a Halcón los viajes de los funcionarios.

La licitación del ‘megacontrato’ de viajes para la Administración General del Estado entra en su recta final. Tras valorar las propuestas técnicas -donde las empresas desglosan los servicios y alojamientos que se ofrecerán para cubrir las necesidades de los funcionarios en sus viajes de trabajo-, la Administración está evaluando ya las propuestas económicas de las agencias de viaje.

Globalia es el actual gestor de los viajes de la Administración. Ganó el anterior concurso hace ahora tres años pero decidió no pedir la prórroga completa que permitía la licitación -de un año- alegando que buscaría un nuevo enfoque en el que primaba la rentabilidad por encima del volumen.

El ‘megacontrato’, conocido como CORA, tiene un valor estimado de 285,6 millones de euros y un plazo de ejecución de dos años a partir del próximo mes de abril. De acuerdo al pliego de licitaciones, la Administración ha optado por dividirlo en cinco lotes que agrupan los distintos ministerios.

El monto del contrato supone un incremento de un 67% respecto al de la licitación anterior, que se adjudicó por más de 171 millones. Este alza, aprobado por el Gobierno el pasado mes de noviembre, llega como respuesta a la oleada de quejas que ha generado el servicio durante los últimos dos años.

Con casi 100 millones más sobre la mesa que en la licitación anterior, el grupo que preside Juan José Hidalgo ha optado por concurrir a la licitación por los cinco lotes. Sin embargo, le han salido duros competidores.

Sus rivales son Viajes El Corte Inglés y la unión temporal de empresas (UTE) formada por Nautalia y la agencia de viajes corporativos IAG7. Esta semana se han conocido las propuestas técnicas que se han realizado en cada uno de los lotes y el panorama no pinta bien para Halcón Viajes que ve sus bazas reducidas a la oferta económica que haya realizado.

La agencia de Globalia se enfrenta, en puntuación ajustada en todos los lotes, a las dos empresas. Compite con Nautalia y ECI por los viajes de Defensa e Interior -que suponen algo más de la mitad del presupuesto-, y sólo con ECI por el resto de ministerios, repartidos en tres lotes.

Fuentes del ministerio de Hacienda estiman que la decisión final llegará en los próximos días, una vez se analice la oferta económica. De esta parte depende el 75% de los puntos necesarios para lograr cada lote, donde tiene más peso la oferta aérea, y se calcula en base a unas fórmulas que dan lugar a la valoración.

Las agencias pierden el recurso

La Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) presentó en diciembre un recurso contra el pliego de la licitación por considerar que había “graves deficiencias” y se favorecía el principio de igualdad de trato. Según la patronal, se da preferencia a las agencias “que pertenecen al mismo grupo empresarial que una línea aérea”, como es el caso de Globalia con Halcón Viajes y Air Europa, ya que establece como criterio de adjudicación las tarifas aéreas y se trata de un servicio de agencia de viaje, no de transporte.

El recurso que presentó ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales se ha resuelto esta semana a favor de la Administración.

Pero las agencias que agrupa CEAV no fueron las únicas a las que no convenció el planteamiento de la licitación. Ni el Grupo Barceló ni Carson Wagonlit Travel (CWT) han pujado por ninguno de los lotes en juego.

Desde CWT apuntaron que el contrato del CORA tenía “carencias muy importantes de información” que les impedía medir la rentabilidad y “hacer una propuesta adecuada y sostenible”, el mismo argumento que esgrimió Avoris, la división de viajes de Barceló, para no concurrir.