Ricardo Currás, consejero delegado de Dia.

Ricardo Currás, consejero delegado de Dia.

Empresas

Goldman reacciona al arreón de Fridman sacando de Dia 200 millones

Tras la nueva inversión del ruso, el banco se ha diluido del 11,7% al 3,3% en la distribuidora, lo que ha reducido las posiciones cortas.

Aunque de una manera más atemperada, el nuevo volantazo dado en Dia por el magnate ruso Mikhail Fridman tras su primera irrupción, en julio de 2017, en el capital de la cadena de distribución española, ha vuelto a llenar de inquietud a las decenas de inversores que, desde hace 5 años, han convertido esta empresa en un valor seguro para ganar dinero a espuertas especulando con las posiciones cortas.

En esta ocasión, a diferencia de lo que ocurrió en julio, el arreón de Fridman no ha supuesto que la cotización de Dia se disparara hasta un 15%, alcanzando los 6 euros. Todo lo contrario.

Dia vuelve a bajar hasta cerca de los 4 euros

El 19 de enero -el día que el inversor ruso, a través de LetterOne, anunció que ya ostentaba el 15% de la distribuidora y que había firmado una opción de compra por otro 15% adicional antes del 2 de noviembre de 2018-, Dia cerraba en 4,4 euros. Desde entonces, lejos de subir, no ha parado de bajar, hasta los 4,16 euros en que cerraba el pasado viernes.

Con estos precios, las minusvalías latentes de Fridman sobre el 10% inicial invertido en Dia superan los 60 millones de euros. Los 62,24 millones de títulos, equivalentes a ese capital, fueron adquiridos por un total de 323 millones y ahora valen menos de 260 millones.

Culebrón societario

Entre las razones por las que, en esta ocasión, la cotización se ha mantenido estable, o incluso a la baja, se encuentran en el papel que en este culebrón societario están jugando los fondos de inversión controlados por el banco estadounidense de inversión Goldman Sachs.

Entonces, en julio de 2017, como si de una estrategia concertada con Fridman se tratara, aparecía Goldman por el capital de Dia el mismo día que anunciaba su inversión el magnate ruso.

A partir de aquí, el banco estadounidense se puso a contratar, de manera trepidante, decenas de millones de acciones destinadas a prestar a los fondos bajistas.

De máximo a accionista a venderlo casi todo

Entre agosto y enero de 2018 -una semana antes de que Fridman anunciara la nueva inversión-, las crecientes operaciones especulativas le llevaron a convertirse, hace un mes, en el principal accionista de Dia.

Acreditaba Goldman el 11,73%, aunque solo había desembolsado realmente el dinero por el 1,7%. El restante 10% lo tenía distribuido entre 42 millones de acciones prestadas a terceros y otros 20 millones en contratos de cobertura sobre esos préstamos.

Y si sorprendente resultaba la inversión de Fridman, no lo ha sido menos el movimiento dado por Goldman Sachs. Tres días después del anuncio del magnate ruso, el banco estadounidense comunicaba a la CNMV que, de golpe y porrazo, había reducido su participación en Dia del 11,72% al 3,3%.

Básicamente por la cancelación de los numerosos contratos a préstamos que había contraído con los fondos a corto, que habían diluido el capital destinado a este fin en cerca de 200 millones de euros, del 6,8% al irrisorio 0,02%.

Reducción de las posiciones cortas

De esta manera, cuando en los próximos días la CNMV actualice el volumen de posiciones cortas en los valores españoles cotizados, el de Dia se verá notablemente reducido respecto al 15,71% del capital bajista que marcaba el pasado 19 de enero.

Como adelanto de esta dilución bajista, algunos fondos, como World Quant o Marshall Wace, ya han empezado a cerrar posiciones a corto de manera significativa. Otros se resisten. Capital Found y ENA Investment todavía ven recorrido en esta operativa a la baja y han aumentado su apuesta.

Quizá esperen que los 8 meses que restan para que Fridman haga efectiva la compra por el 10% adicional en Dia, hasta alcanzar el 25%, sea tiempo más que suficiente para que estos altibajos controlados del valor de la empresa vuelvan a ofrecer resquicios para obtener beneficios. El propio consejero delegado de la distribuidora, Ricardo Currás, también lo espera para hacer rentable la compra de acciones realizada hace unas semanas.

Mientras tanto, los resultados al cierre del ejercicio de Dia servirán para ver por dónde van los tiros con estas posiciones cortas. Resultados que, en principio, vendrán a certificar la pérdida de cuota de mercado en España, una ralentización de inflación en emergentes, como Argentina y Brasil, y con un ritmo de nuevas aperturas más lento del previsto.