Contrato de Indra en Amsterdam.

Contrato de Indra en Amsterdam.

Empresas

Indra instalará su ‘ticketing’ en las máquinas de transporte de Amsterdam

La empresa tecnológica implantará más de 130 expendedoras automáticas de billetes en metro, tranvía y autobús.

La autoridad operadora del transporte público municipal de Amsterdam GVB ha adjudicado a Indra un contrato para implantar su tecnología de 'ticketing' en más de 130 máquinas automáticas de venta de títulos en las estaciones de metro y en las paradas de tranvía y autobús de la capital holandesa.

Según explica la compañía de consultoría y tecnología en un comunicado, su propuesta, que busca "mejorar la experiencia de uso de los viajeros", ha sido seleccionada en una licitación pública en la que participaban otras siete empresas internacionales de países como Hungría, Francia, Alemania, Suecia u Holanda.

Tecnología propia avanzada

Entre los aspectos más valorados en la adjudicación destacan el contar con una tecnología propia avanzada, "avalada por numerosas e importantes referencias en todo el mundo", y con una flexibilidad que le permite adaptarse al máximo al diseño conceptual propuesto por el cliente, completamente centrado en el usuario, así como la capacidad para desarrollar e implementar la solución en un tiempo récord inferior a dos años.

En concreto, Indra va a implantar entre 130 y 140 máquinas de venta automática de títulos de transporte, que incluyen equipos para pago en metálico y con tarjeta en las estaciones de metro, así como unidades que permiten únicamente el pago con tarjeta, tanto en el metro como en las paradas de autobús o tranvía.

De acuerdo con los requisitos planteados por GVB, los nuevos sistemas y equipos facilitarán a los viajeros la compra de sus billetes de forma cómoda, sencilla y en el menor tiempo posible. Las máquinas de venta automática cumplirán las reglas y pautas establecidas para el sistema de billetaje nacional holandés basado en la tarjeta única de transporte OV-Chipcard.

Letra pequeña del contrato

El contrato comprende también servicios de formación, soporte, monitorización y mantenimiento durante siete años. Además, deja la puerta abierta a pedidos adicionales que puedan cubrir la fuerte necesidad de nuevas máquinas de autoventa similares que provocaría la eliminación del pago en metálico de los billetes a bordo de autobuses y tranvías, prevista durante los años de vida del contrato.

Indra remarca que con este contrato se abren "futuras oportunidades de negocio" para la compañía en Ámsterdam y en todo el país, ya que el producto de referencia desarrollado es potencialmente válido para toda la red de transporte holandesa.