El ministro de Energía, Álvaro Nadal.

El ministro de Energía, Álvaro Nadal. EFE

Empresas

Energía busca recortar la retribución de la actividad regulada

El documento sería incluido en el proyecto de ley por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos de la sequía.

El Ministerio de Energía trabaja en un borrador que prevé introducir ajustes en los costes regulados del sistema energético, especialmente centrados en la retribución de la actividad de distribución y transporte de gas, informaron a Europa Press en fuentes parlamentarias.

En concreto, el gabinete dirigido por Álvaro Nadal trabaja en este documento con los grupos políticos con el fin de que pueda ser incluido dentro del proyecto de Ley por el que se adoptan medidas urgentes para paliar los efectos producidos por la sequía, que se está tramitando actualmente en el Senado y cuyo periodo para presentar enmiendas finaliza este jueves.

Según adelantaba este sábado el diario 'El Mundo', este ajuste para el sector podría situarse por encima de los 200 millones de euros, siendo Enagás, el gestor técnico del sistema gasista, y Gas Natural Fenosa las empresas más afectadas.

El cambio supondría adelantar a 2019 la opción de revisar la retribución para las actividades de transporte, regasificación, almacenamiento básico y distribución. El actual periodo regulatorio expira el 31 de diciembre de 2020.

Reducir los costes regulados de luz y gas

Esta modificación se enmarcaría dentro de los esfuerzos del Gobierno por reducir los costes regulados de electricidad y gas "en la medida que sea posible y ajustarlos en cuanto sea posible", señalaron las mismas fuentes a Europa Press.

En este sentido, el Gobierno mantuvo para este año congelados los peajes de electricidad y gas para el 2018. En los últimos cinco años, la parte regulada de la factura (peajes), la única que depende del Gobierno, se ha mantenido constante para la electricidad, mientras que en el caso del gas, es el cuarto año consecutivo.

Competencia ya recomendó la revisión

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ya consideró recientemente necesario revisar, de cara al siguiente periodo regulatorio que comenzará el 1 de enero de 2020, la tasa de retribución financiera de la distribución de energía eléctrica mediante una metodología que permita adecuarla "al coste de los recursos propios y ajenos de las distribuidoras, que han evolucionado a la baja durante el actual periodo regulatorio".

Según el regulador, el marco retributivo actual establece una tasa de retribución financiera del 6,503%, que aplica sobre el valor neto de los activos en servicio a 31 de diciembre de 2014, valorados a coste de reposición. Adicionalmente, esta tasa se aplica a los activos puestos en servicio desde el 1 de enero de 2015 valorados como la semisuma del valor auditado y el valor calculado aplicando los valores unitarios de inversión vigentes.

En su informe sobre el análisis económico-financiero de las principales empresas de distribución del sector eléctrico -Endesa Distribución Eléctrica, Iberdrola Distribución Eléctrica, Unión Fenosa Distribución, Hidrocantábrico Distribución Eléctrica, y Viesgo Distribución Eléctrica-, la CNMC apuntaba a un incremento de la rentabilidad económica, pasando su ROI (retorno sobre la inversión) del 6,57% en 2013 al 8,16% en 2016.

Así, señalaba que la rentabilidad financiera se incrementa también durante el periodo pasando el ROE del 8,84% en 2013 al 12,32% en 2016, situándose todas las distribuidoras por encima del 10%.

Castigo en Bolsa

La posibilidad de recortes en los ingresos del sector se trasladaba este lunes a la Bolsa, donde los valores energéticos lideraban las caídas en el Ibex 35, tan solo por detrás de Bankia.

En concreto, Endesa cedía a las 14.14 horas un 2,93%, hasta los 18,2 euros, mientras que Enagás perdía un 2,55%, Gas Natural Fenosa caía un 1,86% y REE un 1,61%. Iberdrola, que perdía un 0,83%, era la compañía del sector que menos castigo recibía.

El pasado mes de septiembre, un informe del banco estadounidense Goldman Sachs en el que se advertía de los recortes que se avecinan en la retribución y en la rentabilidad del sector eléctrico español para la próxima revisión para el periodo 2020-2025 ya provocó un derrumbe en Bolsa de las principales compañías del sector (Iberdrola, Endesa, Gas Natural y REE), dejándose casi 3.000 millones en capitalización en un solo día.