Las VTC viven un enfrentamiento muy duro con el sector del taxi.

Las VTC viven un enfrentamiento muy duro con el sector del taxi. Susana Vera / Reuters

Empresas Transporte alternativo

Fedetaxi exige a Madrid que investigue a Uber tras la sentencia del TJUE

La organización argumenta que podría haber incurrido en numerosas irregularidades durante los últimos años en España.

Fedetaxi ha presentado una denuncia ante la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid. ¿El objetivo? Que investigue si los trabajos realizados por Uber en los últimos años han infringido la legislación de transportes.

El movimiento llega después de la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado 20 de diciembre, donde se concluía que Uber ejerce como una empresa de servicios de transporte.

La organización cree que, además de la competencia desleal con los taxistas españoles, la compañía podría haber incurrido en una infracción reiterada de la legislación de transportes terrestres, que es sancionada con multas de 200 a 4.000 euros.

Uberpop o UberX

"El TJUE ha venido a determinar que, entre otras muchas afirmaciones, el modelo de negocio de Uber controla los factores económicamente relevantes del servicio de transporte urbano ofrecido en la plataforma", apunta Fedetaxi, quien insiste en que llega a esa conclusión "con independencia de si la aplicación de Uber opera con su servicio UberPop [entre particulares] o UberX [con conductores profesionales]".

"Su actuación en la contratación de servicios de alquiler con conductor y la de las empresas con las que ha concertado la realización material del mismo podrían haber incurrido en numerosas irregularidades", apuntan. De esta forma, afirman que la Comunidad "debería proceder de modo urgente e inmediato a solicitar y revisar todos los contratos digitales o las hojas de ruta físicas de los servicios".

El presidente de Fedetaxi, Miguel Ángel Leal, asegura que los taxistas confían en que la Comunidad “se implique a fondo y disponga lo necesario para la averiguación de los hechos; mirar para otro lado o no multar sería incomprensible para los madrileños, que necesitan ese dinero”.