Exterior de un establecimiento de Burger King en Estados Unidos.

Exterior de un establecimiento de Burger King en Estados Unidos. Mike Mozart Flickr

Empresas TELECOMUNICACIONES

Burger King usa una Whopper para explicar la neutralidad de la red

La cadena de restauración estadounidense viraliza un vídeo que genera aplausos y críticas por partes iguales.

¿Qué es la neutralidad de la red? Desde que el pasado 14 de diciembre la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos decidió acabar con ella, no son pocos los que han intentado, infructuosamente, explicarla al gran público. La medida que significa terminar con la igualdad en que los usuarios reciben el servicio de internet, ha tenido este martes unos inesperados profesores.

Burger King ha colgado en sus redes sociales un vídeo de dos minutos y medio en el que intenta explicar la neutralidad a través de una hamburguesa Whopper, su producto estrella. La cadena de comida rápida habló de la priorización de sus servicios en función de sus intereses económicos, tal como sería una internet sin neutralidad.

En términos prácticos, la neutralidad de la red significa que los proveedores de internet de Estados Unidos -en Europa no se aplicaría- podrán ralentizar o bloquear el contenido que no se ajuste a sus intereses comerciales. En esta línea, los usuarios deberían pagar un plan premium para poder acceder sin límites a todas las páginas web con un coste extra mucho más elevado que la tarifa tradicional.

En el caso del vídeo de Burger King, la cadena de restaurantes explica que de no tener neutralidad de la red, los clientes que llegan al establecimiento tendrían que esperar más de veinte minutos para recibir su comida, a no ser que paguen un extra de 26 dólares para obtenerla rápidamente. "Burger King cree que pueden vender más y ganar más dinero vendiendo sándwiches de pollo y nuggets de pollo, por lo que ahora están frenando el acceso a Whopper", dice uno de los empleados en el vídeo.

Como era de esperar, el vídeo ha causado revuelo en redes sociales, tanto por las felicitaciones por intentar explicar el tema, como por quienes acusan a la cadena de restaurantes de banalizar con la situación y de equiparar servicios de telecomunicaciones con comida.