Ilustración de Facebook.

Ilustración de Facebook.

Empresas

Facebook reconoce, ahora, que las redes sociales pueden dañar la democracia

La red social explica que está tomando medidas para evitar la difusión de noticias falsas y la injerencia de países extranjeros durante períodos electorales.

Facebook acaba de reconocer que las redes sociales pueden tener un efecto no deseado en la democracia. En concreto, asumen que la posibilidad de unir personas y la interacción que se genera entre ellas ha traído consigo un efecto no esperado: la distribución de noticias falsas, la injerencia de gobiernos extranjeros con el objetivo de interferir en otros países, y un cierto acoso por la ideología política. 

Así que concluye que las redes sociales -entre las que incluye a la propia Facebook- pueden "dañar la democracia". Ahora bien, asume que están poniendo ahora los parches necesarios para intentar minimizar esos efectos negativos a través de la red social. Una referencia explícita, además, a lo ocurrido en las elecciones de 2016 en Estados Unidos, donde se crearon cerca de 80.000 mensajes que alcanzaron a 126 millones de personas procedentes de distintos actores rusos. Una situación que no pudieron detectar "por ser demasiado lentos". 

Ponerse la venda

Un fallo que viene ocasionado por la falta de anticipación de la propia compañía, según reconoce Samidh Chajrabi, gerente de productos para el compromiso cívico de la compañía. Según sus palabras, "Facebook fue diseñado para concretar a amigos y familiares; pero a medida que un número sin precedentes de personas canaliza su energía política, se está utilizando de formas imprevistas y con repercusiones sociales que nunca se anticiparon". 

Así que para paliarlo la red social está implementando mejoras en la creación de las páginas de Facebook; especialmente aquellas que tienen un contenido estrictamente político. También para evitar que lleguen mensajes en un solo sentido, proponiendo temas relacionados con lo que se está leyendo; así como una vuelta a los orígenes de la red: el mayor protagonismo del contenido creado por amigos y familiares frente al de terceros. 

Estamos ante una de las mayores autocríticas que hace Facebook en este sentido. Pero su objetivo, destaca Chajrabi es conseguir que la red social tenga más cosas positivas que negativas; y que pueda jugar un papel "activo" en el fomento de la Democracia. 

Se ha hecho en el blog de la compañía y llega días después de que el propio Zuckerberg anunciara que la red social quiere volver a ser un nexo de unión entre usuarios.