Exterior del hotel Elba Madrid Alcalá.

Exterior del hotel Elba Madrid Alcalá.

Empresas EMPRESAS

Hoteles Elba cierra 2017 con un 85% de ocupación y pone su foco en los congresos

Año nuevo, hotel nuevo. Así ha arrancado 2018 la cadena de hoteles Elba que a principios de este mes sumaba a su catálogo su primera ubicación en Madrid, el hotel Elba Alcalá. Un buen arranque de año para poner cierre a un 2017 "muy positivo" para la cadena, comenta a EL ESPAÑOL Manuel López, director de Operaciones de Hoteles Elba.

A falta de cerrar las cuentas del ejercicio, el directivo avanza que en el último año "han registrado un volumen de facturación muy superior al del año anterior y, por tanto, un incremento en los beneficios". En este resultado han influido una alta ocupación, por encima del 85% de media y superando el 90% en sus hoteles en Canarias, y la recuperación que ha experimentado la costa andaluza en el último año, apunta. Además, la hotelera ha conseguido aumentar sus precios en un 40% en los últimos cinco años en todos sus hoteles.

La senda de Elba en los últimos ejercicios ha sido igualmente positiva. En 2016 la facturación alcanzó los 8,4 millones de euros (un millón más que en 2015), y el beneficio se situó por encima de los 684.800 euros, según las últimas cuentas depositadas en el Registro Mercantil a las que ha tenido acceso este periódico.

¿Y para este año? "La perspectiva es buena, nada hace pensar en lo contrario, aunque vivimos en un mundo cambiante", indica López. Consultado por la cartera de proyectos para este año, el directivo indica que están abiertos a oportunidades y que, en caso de que surjan, se estudiarán. 

Hoteles Elba, que forma parte del grupo Anjoca, tiene 15 hoteles en propiedad en Canarias, la costa de Andalucía y Madrid, y un hotel franquiciado bajo una marca de Marriott, el Sheraton Fuerteventura. En este 2018 espera, además, terminar la reforma de su hotel en Mallorca -adquirido a TRH Hoteles en 2016 por un monto no revelado- para poder reabrir.

Sus establecimientos son principalmente vacacionales de cuatro estrellas, pero también cuenta con establecimientos de cinco y dos de tres estrellas (Fuerteventura) que por el momento están funcionando muy bien y no prevé reposicionar. En total, Elba suma alrededor de 3.000 habitaciones.

La entrada en Madrid y su apuesta por el MICE

La plaza madrileña es una de las más cotizadas para el sector hotelero. A Elba les ha costado cinco años desembarcar en la capital y, finalmente, adquirió un establecimiento de cuatro estrellas y 261 habitaciones que cuenta con 2.000 metros cuadrados de salones. Es su primer hotel en Madrid, pero el tercero que suma en el segmento urbano después de los abiertos en Almería y Gran Canaria.

El hotel Elba Alcalá ya estaba abierto, por lo que tras su toma de control se ha producido una continuidad del negocio, pero durante este año la hotelera "lo remodelará para adaptarlo a los estándares de su marca", indica López. Según la hotelera, la decisión de adquirir este establecimiento -cuya inversión no han querido desvelar- se basó en tres claves: localización, instalaciones y tamaño. "Las condiciones idóneas para adaptarse a los estándares de Elba", afirma su director general, Fernando de las Heras. 

Su desembarco en Madrid llega en un momento óptimo, ha subrayado su director general, dando un impulso a su plan de crecimiento. El foco de este establecimiento es situarse entre los hoteles MICE (acrónimo en inglés para el turismo de reuniones, incentivos, congresos y exposiciones) más atractivos de la ciudad en un momento de resurgimiento de este segmento en la capital.

"Madrid es una ciudad muy bien preparada para el MICE gracias a sus infraestructuras. Además, en los últimos años la plata hotelera se ha renovado de forma potente y están llegando empresas, con lo que el segmento se está reactivando", asegura López quien ve posible superar las buenas cifras de 2017 en este segmento gracias a la buena marcha del sector.