Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente y consejero delegado de Meliá.

Empresas

Meliá se enfoca en la gestión hotelera y planea 30 aperturas para 2018

La cadena mallorquina planea invertir 75 millones en España este año para la mejora de sus hoteles.

Alcanzar las 100.000 habitaciones y seguir creciendo en los cinco continentes. Esa es la meta que se ha marcado Meliá Hotels International para 2020. Para lograrlo, la compañía mallorquina prevé abrir un total de 71 hoteles en los próximos dos o tres años, lo que añadirá otras 17.000 habitaciones.

¿El foco? Un 30% de sus nuevos hoteles (22) se ubicarán en la región Asia-Pacífico. Pero también tendrá relevancia la región Europa, Oriente Medio y África (EMEA) con 19 hoteles; en el Mediterráneo, con otros 7; y, por supuesto, América y Caribe, donde sumarán 23 establecimientos. Además, llegarán a dos nuevos países: Mongolia e Irán.

“Con nuestro plan estratégico queremos hacernos más fuertes, mantener el liderazgo en los segmentos ‘leisure’ y ‘bleisure”, ha afirmado Gabriel Escarrer, vicepresidente y CEO de Meliá, durante un evento convocado por Meliá en el marco de la Feria Internacional de Turismo (Fitur).

La previsión es que, de los 71 hoteles que tiene Meliá en cartera para los próximos años, 30 aperturas se realicen en 2018; 25 en 2019 y, hasta el momento, otras 16 están previstas para 2020. "Un ritmo que nunca habíamos alcanzado", ha subrayado Escarrer. De las 30 aperturas previstas para este año, ocho ya se han realizado a lo largo del mes y tres de ellas tendrán lugar en España.

Para ejecutar este ambicioso plan de expansión, Meliá apuesta por los contratos de gestión, un giro en el modelo de negocio que iniciaron hace unos años y que buscan potenciar al permitir ser menos intensivo en capital para seguir creciendo. “Este año, los 30 hoteles que vamos a abrir todos son en gestión”, indica.

“Hace diez años, el 90% del beneficio de explotación (Ebitda) lo generaban en propiedad y alquiler; el 10% restante era de los hoteles en gestión. El año pasado, en 2017, hicimos un cambio significativo: el 70% del Ebitda lo configuraban los hoteles en propiedad y alquiler y la gestión pasó a pesar un 30%”, ha explicado Escarrer. “Nuestra intención es lograr que en diez años o, probablemente, en menos tiempo, el Ebitda se reparta al 50% entre los hoteles en gestión y los que tenemos en propiedad y alquiler”.

Para eso, Meliá quiere empezar por sumar otros 71 establecimientos a sus 385 hoteles actuales. El 90% de esas nuevas habitaciones será bajo contrato de gestión, frente a casi un 8% en alquiler y un 2% en franquicia. “Nos hemos enfocado en crecer de forma considerable bajo un modelo de gestión”, ha señalado Escarrer, que cumple un año como primer ejecutivo de la hotelera.

Además, según Escarrer, la cadena seguirá analizando oportunidades para vender activos no estratégicos y estudiará acuerdos con socios para crecer en gestión. Esta posición continúa la estrategia de la cadena que el pasado verano ya vendió una cartera de cuatro hoteles al fondo británico London&Regional Properties por 230 millones. La operación la realizó a través de Starmel, la empresa conjunta creada por Meliá y Starwood Capital.

El vicepresidente ha evitado dar cifras sobre el ejercicio 2017 (se comunicarán al mercado el próximo mes), pero ha subrayado que la hotelera lleva 30 trimestres consecutivos creciendo en ingresos por habitación disponible (RevPar) y superando a sus competidores, “las cadenas internacionales cotizadas”. Hasta septiembre, la hotelera logró un beneficio neto de 119,9 millones de euros, un 22,5% más que en el mismo período de 2016, e ingresos por 1.458 millones (+5% anual). El Ebitda, sin plusvalías, alcanzó los 254,6 millones, un 7,8% anual más.

Inversión en España

Al acelerón que Meliá quiere dar a nivel internacional, se suman las inversiones que tiene previsto hacer en España. “En 2018 vamos a invertir en España más de 75 millones en la mejora de establecimientos”, ha asegurado Escarrer.

Para este año, Meliá abrirá tres nuevos hoteles: ME Sitges Terramar, que ya está operativo; el hotel Sol Atalaya, en Estepona; y el hotel Sol Javea Beach, “que es el antiguo hotel Jamaica, que es el que tiramos y hemos construido en el último año y medio. Abrirá sus puertas en junio”.

Este compromiso de la hotelera con el mercado español no se limita, indica el primer ejecutivo de la compañía, a las nuevas aperturas, sino que ha de apreciarse también en la inversión que en los últimos años han destinado a las reformas y reposicionamiento de sus establecimientos. “En los últimos siete años hemos invertido más de 600 millones. Sólo en los dos últimos años, han sido 200 millones, de los cuales 110 millones se han destinado al reposicionamiento de hoteles”, ha agregado.

Próximas aperturas

El intensivo año de aperturas de Meliá le llevará de Cuba a China. Escarrer destacó el nuevo Meliá Serengueti Lodge, en pleno Parque Nacional del Serengueti, en Tanzania, y que será el primer establecimiento 100% ecológico de la compañía. También será un hito la apertura del Meliá Iguazú, con vistas a las cataratas, o el ME Dubai, el último que diseñó la arquitecta Zaha Hadid, fallecida en 2016. 

Además, prevé sumar once hoteles en Cuba, con lo que antes de que acabe este año ya contará con 40 hoteles. Además, el vicepresidente de Meliá anunció la firma de su séptimo hotel en Reino Unido, el Innside Liverpool, tras el éxito de esta marca en Manchester. Para este hotel ha firmado un acuerdo de asociación con el primer grupo editorial del país, Trinity Mirror. 

Por último, Escarrer indicó que en abril abrirá sus puertas el primer hotel de la cadena en Mozambique, el Meliá Maputo.