El optimismo empresarial presagia subidas de salarios en 2018.

El optimismo empresarial presagia subidas de salarios en 2018.

Empresas

El 77% de las empresas españolas prevé elevar salarios en 2018

España se coloca a la cabeza de la UE en el optimismo mostrado en este sentido y un punto por encima de la media global, que es del 76%.

El 77% de las empresarios españoles prevé aumentar los salarios de su plantilla durante este año, un dato superior en 14 puntos porcentuales a la intención mostrada a finales de 2016 sobre la subida salarial esperada para 2017, según una encuesta de la firma Grant Thornton realizada a 400 compañías de entre 50 y 500 empleados.

Junto con Alemania, donde hasta el 78% de las empresas prevé aumentar los salarios durante los próximos doce meses, España se coloca a la cabeza de la Unión Europea en el optimismo mostrado en este sentido y un punto por encima de la media global, que es del 76%.

Según el presidente de Grant Thornton, Alejandro Martínez, este intención de subir salarios ya la tenía decidida el empresario español incluso antes de la aprobación por el Ejecutivo de Mariano Rajoy del incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de hasta el 20% en tres años.

Para Martínez, después del ajuste salarial vivido en España durante los años de crisis, el país ya tiene margen para acometer una subida de salarios "sin que se perjudique el actual contexto de expansión económica".

De hecho, tras la rebaja en la confianza empresarial vivida en España como consecuencia de la crisis política en Cataluña en el último trimestre de 2017, la firma asegura que una política retributiva al alza beneficiará la mejora de dicha confianza.

Si en el cuatro trimestre de 2016, hasta el 47% de los empresarios españoles confiaba en la buena marcha de la economía, en el mismo periodo de 2017 solo el 43% de ellos se mostraba optimista, lo que supone una rebaja de 5 puntos, ocasionada principalmente por el desafío independentista en Cataluña.

Respecto a este tema, Alejandro Martínez espera que los políticos ejerzan la política en su "pleno sentido" y que actúen y decidan pensando en el "bien común", preservando los intereses de todos los ciudadanos con posiciones "más abiertas".